Para el presidente del PRI Sonora, Ernesto de Lucas Hopkins, la franja fronteriza sonorense no está en condiciones de responder favorablemente ante la expectativa generada tras el reciente acuerdo alcanzado entre México y Estados Unidos en materia migratoria.

En el acuerdo, claramente se señala que los migrantes que crucen la frontera sur del vecino país del norte para buscar asilo, serán devueltos rápidamente a México, donde podrán esperar la adjudicación de sus solicitudes.

La falta de transparencia en cuanto al alcance del acuerdo, la falta de un plan concreto con estrategia realista, pone a los estados fronterizos, como Sonora, en una situación de total indefensión, para hacer frente a dicha coyuntura, misma que a todas luces apunta a convertirse en una crisis humanitaria en nuestro territorio, tal y como se está registrando en otras entidades del país, sin que nadie haga algo al respecto, aseveró De Lucas Hopkins.

En ese sentido, el presidente del Revolucionario Institucional expresó que, si bien en el acuerdo se establece el compromiso de que México deberá ofrecer empleo, salud y educación a los migrantes, la realidad es que por el momento esa condición es impensable, sobre todo si se carece hasta el momento de un plan y estrategia que incluyan recursos como infraestructura y presupuesto para atender las necesidades de contingentes masivos en espera de obtener su asilo en Estados Unidos.

“Es urgente también que el Gobierno Federal indique cuál es la ruta crítica a seguir, porque los compromisos migratorios y de servicios que se adquirieron ante el Gobierno de Estados Unidos, no pueden ser presa de la improvisación y ocurrencias, mucho menos ocultos donde a las entidades federativas se le deje solas y desprotegidas en este asunto prioritario de seguridad nacional, concluyó.