El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard dio a conocer que a partir de ayer inició el despliegue de los elementos de la Guardia Nacional en la frontera sur de México, para respaldar las acciones que realicen las autoridades de migración.

En conferencia de prensa donde el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció la creación de la comisión especial para atender el tema migratorio, negó que la presencia de los efectivos de la corporación signifique una militarización de la frontera, pues “lo que hace la Guardia Nacional es respaldar las acciones de la autoridad civil, que es migración”.

“La militarización querría decir que vas a ser agresivo, que vas a violentar derechos. No es el objetivo. La Guardia Nacional tiene una serie de preceptos en la ley que están aprobados, que se tienen que respetar y la función principal aquí sería migración”, apuntó.

En este contexto, dejó en claro que si esta política “se tratara de que Estados Unidos determinó unas líneas y nosotros las tenemos que seguir, no habría habido negociación ni nada”, y que el propósito es “regular el flujo migratorio de acuerdo a nuestras leyes y a los compromisos que tenemos a nivel internacional y de acuerdo a los principios que tiene este Gobierno”.

Enfatizó que la función principal es integrar las condiciones de la Guardia Nacional en la frontera sur, “empezando ya”, y acelerar que se integren para respaldar las instituciones de migración, que fue uno de los compromisos que adoptó México en la negociación con el vecino país del norte.

En este sentido, indicó que será Francisco Garduño, comisionado del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Reinserción Social, quien tenga la responsabilidad de hacer los enlaces con las diferentes áreas que intervienen en migración.