Hugo, fotógrafo que captó la imagen narra su experiencia de aquel momento cuando un sujeto del que no se sabe su identidad se aproxima al cuerpo de Aideé, el cual yacía tendido sobe el asfalto tras haber sido asesinada por un trasvesti en hechos ocurridos la madrugada del 31 de mayo en CDMX

No se sabe exactamente quién era, pero ahí estaba, junto al cadáver de Aideé, quien había sido asesinada durante la madrugada de ese viernes 31 de mayo por un travesti que la atacó con una navaja a las afueras de un hotel, en calles de la alcaldía Cuauhtémoc en la Ciudad de México.

Con el semblante entristecido, vestía pantalón de mezclilla, chamarra azul y una gorra violeta. A ras de piso, casi acostado, le acariciaba las manos a ese cuerpo sin vida que minutos antes había sido cubierto por una manta azul, puesta por la policía. Le palpaba el rostro, pero sin destapárselo.

A unos 25 metros de ellos se encontraba Hugo García, fotógrafo de un medio local, el cual narró que fueron minutos esperando ese momento. Estaba listo, había medido la luz, encontrado el encuadre, ajustado su lente. Sabía que iba a pasar, lo presentía.

Fueron fracciones de segundos cuando todo sucedió: aquel hombre levantó la sábana, se acercó al rostro de Aideé y le dio un beso en la boca. Hugo disparó una ráfaga con su cámara y capturó siete imágenes. “Un beso a esa mujer que no pudo responder, ese beso que se lo llevó en la muerte”, mencionó.

La fotografía se hizo viral, causó impresión y elogio entre miles de usuarios de las redes sociales. “Nunca me había tocado tener una escena similar en los siete años que tengo cubriendo la nota roja, así que no podía desperdiciar esos segundos tan valiosos”, explica.

Agrega que una buena fotografía no se logra todos los días “y tampoco se te presentan los recursos a cada momento, así que puse toda mi atención y determinación para lograrlo. A mi consideración es de lo mejor que tengo en archivo fotográfico y periodístico”.

 “Me dio mucho gusto haber podido lograr esa foto que cuenta tanto por sí misma, posteriormente publicada en la portada del día siguiente para el medio que trabaja ”, puntualiza.