El próximo martes 28 de mayo, en la Corte Federal del Distrito Este en Brooklyn, Nueva York, Estados Unidos, seguirá el juicio contra Keith Raniere, uno de los fundadores de NXIVM, secta que esclavizaba sexualmente a mujeres y las marcaba con un cautín ardiente.

En esta comunidad, de acuerdo con la investigación del diario estadounidense The New York Times, se encuentran involucrados al menos siete mexicanos, que destacan por su posición económica y de los cuales dos son hijos de expresidentes.

En la lista aparecen Occelli y Ana Cristina Fox, hijos de los expresidentes mexicanos Carlos Salinas y Vicente Fox, respectivamente.Además, figura Rosa Laura Junco, descendiente del fundador del diario Reforma, quien supuestamente compró una casa en Waterford, Míchigan, donde se realizaban rituales de la secta NXIVM.

Otra mexicana involucrada en esta secta es Loreta Garza Dávila, empresaria de Nuevo León, Monterrey, quien estaba al frente de la escuela “Rainbow Cultural Garden” y cuyas hermanas Carola y Jimena, también han sido acusadas de complicidad.

La lista sigue con Daniela Padilla, Camila Fernández y Mónica Durán, quienes son señaladas como maestras del primer círculo de la DominantOverSubmissive(DOS), hermandad secreta creada a fines de 2016 y que coexistía al interior de NXIVM.

NXIVM fue creada hace dos décadas como una organización motivacional en Nueva York por Keith Raniere, quien presume ser el hombre más inteligente del mundo con un coeficiente intelectual (IQ) de 240.

El “gran maestro” ofrecía sus enseñanzas de autoayuda a través de su Programa de Éxito Empresarial (ESP por sus siglas en inglés), desde el cual reclutó algunas de sus esclavas sexuales.