La celebración y el orgullo se convirtieron en una tragedia para una pequeña ciudad en Alabama en Estados Unidos, después de que los disparos estallaron durante una fiesta de graduación de la escuela secundaria.

Una persona murió y otras ocho resultaron heridas en un centro comunitario en Atmore, cerca de la frontera de Florida, el sábado por la mañana.

El jefe de la policía de Atmore, Chuck Brooks, comentó que respondieron a una llamada al 911 por disparos al centro comunitario alrededor de las 2 am del sábado. Los sospechosos huyeron de la escena y todavía están en libertad, dijo Brooks.

El director de la escuela secundaria, Dennis Fuqua, dijo en un comunicado el sábado que la comunidad “sintió los dolores de la tragedia debido a los actos de violencia que han dejado a varios de nuestros estudiantes pasados ​​y presentes heridos”.