Un gran número de funcionarios que trabajan en dependencias federales en el sur de Sonora se mantienen en la incertidumbre, por el riesgo de perder sus empleos, ante un recorte presupuestal.Por: Fabián Pérez

Ni sus 15 años de experiencia en la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader, antes Sagarpa) Navojoa, le bastaron a Isaac Armenta Renero para mantener su empleo como técnico agrícola.

Mencionó que de 14 trabajadores que había hasta noviembre de 2018, ayer sólo quedaban seis, los cuales han tenido que duplicar funciones para permanecer dentro del objetivo presupuestal.

“Todos los programas que hay en esa dependencia, ahora lo están viendo solo seis personas; es decir, se están haciendo pedazos para poder sacar la tarea con menos personal”, mencionó.

Recordó que en noviembre de 2018 se terminó su contrato y esperaba ser recontratado, pero nunca le dieron una esperanza.

“La verdad, a como está ahorita la cosa, la veo muy difícil de que puedan nuevamente contratar, pues la instrucción de arriba es hacer más con menos, pero eso también puede resultar más costoso para el Gobierno Federal”, advirtió.

Y es que aseguró que esta reducción de personal podría afectar en la atención al cliente, al mismo productor y, sobre todo, al momento de que se realicen las verificaciones, pues el personal tendrá que salir a la calle y la oficina tendrá que quedar sola.

“Aquí la cosa es: o sales a verificar o te quedas en la oficina. No hay personal suficiente para hacer ambas cosas, a menos de que contraten a personas externas para este tipo de programas”, comentó.

Armenta Renero dijo que ingresó a la oficina Estatal de Información de Desarrollo Rural Sustentable, en 2004, que pertenecía al Gobierno del Estado.

Desde el 5 de junio de 2006 a noviembre de 2018 pertenecía al Gobierno Federal, aunque el sueldo salía una parte de la Federación y la otra del Estado.

“Yo no estaba de base, ingresé a la oficina Estatal de Información de Desarrollo Rural Sustentable que pertenecía al Gobierno del Estado y del Gobierno Federal, nos pagan de ambas partes.