A lo mejor porque pensaron que esta­ría cerca de granjas Mica, en donde están apareciendo osamentas de desaparecidos, los integrantes del Ayuntamiento de Ca­jeme donaron 10 mil metros cuadrados, algo así como una hectárea, en la colonia Villas del Palmar para las instalaciones de la Guardia Nacional.

Amén de que se trata de un asenta­miento humano densamente poblado, en realidad, ese fraccionamiento está encajo­nado y sería poco útil para las acciones de los militares.

Lo bueno es que los regidores, como Re­beca Godoy, quedaron conscientes de que si se requiere más adelante puede permutarse ese lote por uno más estratégicamente ubicado, pero por lo pronto es lo que se tiene para que a la brevedad lleguen los elementos de la Guardia a Cajeme.

Y es que precisamente en toda esa zona que rodea a Villas del Palmar es donde se han presentado en las últimas semanas varios hechos delictivos que mueven a pensar que los guardianes del orden van a tener que estar permanentemente con chaleco antibalas y cas­cos para evitar ser víctimas de los delincuentes de la zona.

LLAMADO A DONADORES

Han sido tantos los baleados y heridos que han llegado al Hospital General de Obregón que, en consecuencia, las existencias del Banco de Sangre se están agotando.

De ahí que las autoridades de Salud hagan un llamado para que aquellas personas en condi­ciones de donar, que se acerquen porque es una situación difícil la que se enfrenta y podría llegar el momento en que el desabas­to sea completo y los pacientes necesitados del tejido líquido no alcancen.

Ojalá y este grito de los direc­tivos del Hospital General sea escuchado no solamente por los posibles donantes sino también por los integrantes del crimen organizado para que ya le paren a sus ejecuciones.

O al menos una tregua mientras el Banco de Sangre se recupera, ¿no?

LE BAJÓ A LA BRAVUCONADA

Bueno, al menos en la sesión de Cabildo de ayer hicieron reír al bravucón y, a pesar de la lectura del acta anterior durante una hora con 15 minutos, no se hizo tan tediosa.

El documento fue leído a solicitud del regidor Rosendo Arrayales Terán, a quien, según dijo, no le llegó el documento y solamente vio la invitación por medio del celular.

Y para estar seguro de que todo lo que él propuso estuviera correcto, solicitó la lectura del acta, aunque el Alcalde Sergio Pablo Mariscal Alvarado le dijo que él la leyó antes y comprobó que todo estaba en orden.

Para complacer al petista, se leyó duran­te una hora con 15 minutos el documento. Imagínense a los regidores y, sobre todo, a los que observan detrás de la rayita de la sala, escuchando toda el acta. De por sí la reunión comenzó media hora tarde.

Cuando llevaban unos 40 minutos de lectura, el mismo Arrayales Terán pidió clemencia ante la tortura y se escudó en que si el Secre­tario del Ayuntamiento hubiera hecho su trabajo, eso no estuviera pasando y por lo tanto es necesaria una amonestación para el profe Ascensión López Durán.

La concurrencia rió y el Presidente Municipal, ya encarrerado, dijo que el acta se lee porque se lee hasta el final, como sucedió.

Claro, no faltó la frase del bravucón, que ahora fue leve, más como burla, al dirigirse al petista: “¿Estás enojado, regidor? Para que le bajes, por favor”.

Por cierto que dentro del acta leída se comentó aquello que el mis­mo Arrayales Terán dijo en la sesión anterior, en el sentido de que el Contralor había huido a La Atravesada para no comparecer ante los regidores, pero al darse cuenta de su error, corrigió y dijo que más bien fue a La Colorada, a donde el titular del Órgano de Control escapó.

Y todo el Cabildo se rió, pensando que había sido un albur.

No entendí.

CASO GENARO

Pues hoy podría conocerse en definitiva el fallo acerca del caso Genaro, aquel mucha­cho que falleció en las celdas de Seguridad Pública de Navojoa.

Las dos partes, la familia de Genaro, y las de los policías incriminados, esperan que la resolución les favorezca, por lo que la opinión pública está muy al pendiente del caso.

La defensa del muchacho fallecido afirmó ya que se ha comprobado que fue asesinato y los abogados de los agentes municipales con­fían en la absolución de sus representados.

Ya todos los llamados presentaron sus alegatos y solamente cabe esperar lo que el Juez dictamine.