El durián, la fruta más apestosa del mundo, es tan olorosa, que, aunque no lo creas, está prohibida en muchos aeropuertos y hoteles, hace unos días una biblioteca universitaria en Australia evacuó a 550 personas a causa de esta peculiar fruta.

Los servicios de emergencia respondieron a reportes por “un fuerte olor a gas”, tras evacuar a las personas, en su mayoría estudiantes, los oficiales lograron identificar su fuente, un durián dejado en un bote de basura ubicado cerca de una ventana.

La fruta fue removida del edificio en una bolsa sellada.

Desde la misma afirmaron que la comida está permitida en zonas del edificio, pero que si el durio “fue dejado a propósito, no es una conducta apropiada de los estudiantes, y es una falta de sentido común”.