Mientras la Secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Jo­sefa González Ortiz Blanco, visitaba ayer la comunidad de San Felipe, en Baja Ca­lifornia, agentes federales decomisaron un millonario cargamento de 49 buches de totoaba en un lugar conocido como Playa Hawaii.

Y aunque no hubo deteni­dos, muchos comenzaron a especular que en realidad este “hallazgo” fue más que nada una especie de cortina de humo ante las reuniones que la funcionaria federal tendría con los pescadores este jueves.

Según se informó, los pescadores furtivos intentaron aprovechar la oscuridad de la noche para sacar a tierra las vejigas natatorias del pez endémico del Mar de Cortez, y considerado en peligro de ex­tinción, pero al notar la presencia de los agentes federales decidieron desistir de su intento y abandonaron el producto en una bolsa negra de plástico.

¿Teatro armado o graciosa casualidad? Ya veremos.

Lo cierto es que la titular de Semarnat escuchó a los pescadores, pero sobre todo a sus mujeres, y les dijo que ante la problemática económica, social y ambiental derivada de la pesca ilegal de totoaba y otras especies, lo que impacta a la vaquita marina, se aplicará la ley para beneficio de la comunidad y los ecosistemas, manteniendo un diálogo directo y permanente con la comunidad pesquera.

Yo, como Santo Tomás.

LEY DE PLAGUICIDAS

Anuncia el director en Jefe del Senasica, Francisco Javier Trujillo Arriaga, que se están dando los primeros pasos para promover una Ley Federal de Plaguicidas y Fertilizantes, la cual tomará los mejo­res ejemplos del mundo en la materia.

“Como Gobierno Federal daremos testimonio de que vamos a poner en primer lugar a las personas, a su vida y al ambiente; la parte económica y de desarrollo agrícola seguramente será una variable importante pero no la que domine sobre las otras”.

Dicen que durante la integración de un grupo institucional para el fortale­cimiento de la regulación y vigilancia de plaguicidas, sustancias tóxicas y nutrientes vegetales, se indicó que la Ley de Plaguicidas es una demanda social, por lo que su atención e imple­mentación fortalecerá la confianza de la población en las instituciones fede­rales.

A los problemas del gobierno federal contra el crimen organizado, ahora se ha abierto un nuevo frente en contra de la llamada “violencia ecológica”, que se ve reflejada, por ejemplo, en la reducción de poblaciones de insectos polinizadores de la tierra por causa de plaguicidas, lo cual es una “señal inequívoca” del daño que se está provocando al medio ambiente.

Esperemos que pronto el Valle del Yaqui tenga resultados concre­tos de este grupo de trabajo.

DELEGADOS ILEGALES

Se preguntan muchos qué irá a pasar con las acciones de los dele­gados federales que ya estaban actuando en Sonora y que han sido obligados a renunciar.

¿Qué pasó? Algunos dicen que fue por un error de procedimiento y otros, por pen…sar más en el salario que en asesorarse adecuadamente, pues eso se debe sobre todo a la novatez de los que van llegando al poder.

“Haiga sido como haiga sido”, se dice que al ser dados de alta con un decreto del año 2012, cuando ya había otro del 1 de diciembre de 2018, existe la más alta posibilidad de que las actuaciones de esos funcionarios caigan en el tramo de la ilegalidad.

Así que habremos de preguntarle a don Jorge Taddei Bringas cuál será la solución final de este episodio de la telenovela llamada “Te pareces tanto al PRI…”

FALSOS MENSAJES

Causó mucha gracia un falso mensaje en las redes sociales, bajo el nombre de “Marga Rita Zavalla”, en el que se decía: “Hoy vine a dejar a Felipe a una clínica de rehabilitación, en la foto está muy emocionado porque le dije que era una visita a la fábrica de Ba­cardí”.

Ya ni la amuelan, la verdad. Está bien que la ex pareja pre­sidencial haya tenido algunos errores, pero eso de no bajarles el guante de la cara como que no está muy bien.

Claro, la sociedad no perdona que jamás se hayan investiga­do los errores de los ex presi­dentes, pero finalmente fueron acuerdos cupulares que hoy mismo se están viendo, a pesar de los deseos de transformación de este país.

En fin, es parte del “chou”.