El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, confirmó el altercado entre militares mexicanos y sus contrapartes de Estados Unidos, y se abstuvo de aclarar si los elementos marciales de México sacaron sus armas como lo denunció este miércoles el presidente estadunidense, Donald Trump.

En la mañana de este miércoles, en un mensaje en su cuenta personal de Twitter, Trump lanzó una amenaza al gobierno mexicano por el incidente con elementos de la Guardia Nacional de su país y no del Ejército como sostiene el gobierno mexicano.

Horas después de la amenaza del mandatario estadunidense, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México emitió el comunicado de prensa número 095, en el que evade hablar de la denuncia de Trump de que los soldados mexicanos sacaron las armas y es un poco más preciso sobre la ubicación donde ocurrió el altercado.

La investigación “develó que los militares mexicanos creían que los soldados del ejército de Estados Unidos estaban al sur de la frontera. Los soldados estadunidenses se encontraban en territorio estadunidense, al sur de la valla fronteriza”.

La fuente agregó que los elementos marciales de los dos países se enfrascaron “en una breve discusión” y que luego los militares mexicanos abandonaron el área.

La Guardia Nacional de Estados Unidos que ha sido enviada como apoyo táctico y técnico a los agentes de inmigración, tienen prohibido usar sus armas. La Guardia Nacional ayuda a la ubicación de inmigrantes indocumentados por medio del uso de tecnología y para la colocación de barreras móviles. Los elementos de la Guardia Nacional tienen prohibido participar en acciones de captura física de inmigrantes.

POSIBLE DISTRACCIÓN: TRUMP

El presidente Donald Trump denunció hoy que soldados mexicanosapuntaron sus armas contra efectivos de la Guardia Nacional de Estados Unidos desplegados en la frontera, como posible táctica de distracción en beneficio de narcotraficantes.