El grupo yihadista Estado Islámico (EI) se adjudicó hoy la autoría de los ataques perpetrados el Domingo de Resurrección en iglesias, hoteles de lujo y un complejo habitacional en Sri Lanka que causaron la muerte de al menos 310 personas y heridas a más de 500.

Sin embargo, de acuerdo con la agencia EFE, la autenticidad de la información difundida a través de la red de mensajería Telegram no pudo ser verificada, y señala que Amaq, la agencia de propaganda del grupo extremista, se refiere a la coalición internacional, como el grupo de 75 países encabezado por Estados Unidos.

El gobierno de Sri Lanka vinculó los ataques con el poco conocido grupo terrorista local de tintes islamistas National Thowheeth Jamath (NTJ), aunque advirtió sobre posibles vínculos extranjeros.

Respecto a las víctimas de los atentados el portavoz de la Policía de Sri Lanka, Ruwan Gunasekara, informó que el número de muertos aumentó a 310 y el de los heridos a más de 500.

Refirió que entre los fallecidos hay al menos 31 extranjeros, entre ellos dos españoles, un bangladesí, dos chinos, ocho indios, un francés, un japonés, un holandés, un portugués, dos saudíes, dos turcos, seis británicos, dos angloestadounidenses y dos australianos.

Por su parte, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) indicó que 45 niños figuran en la lista de fallecidos.