La aprehensión de Cut­berto “N.”, alias “El Boina”, resultó en un baño de sangre con la ejecución de seis personas por parte de ministeriales sono­renses.

La información preliminar enviada por la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE) señala que los efectivos de la Agencia Ministerial de Inves­tigación Criminal (AMIC) aba­tieron a los individuos porque iniciaron el ataque contra las fuerzas estatales.

Sin embargo, en un video que circula en redes sociales, se muestra cómo a algunas de las víctimas que ya habían sido sometidas y al encontrar­se maniatadas les dieron el tiro de gracia.

En el material videográfico, de un minuto con tres segun­dos, se escuchan seis dispa­ros y una voz que narra a sus sorprendidos acompañantes mientras tiroteaban a una de las víctimas que se encontraba “acostada”. Luego otra de las personas allí presentes excla­ma: “Ah cabrón, sin chiste”.

Hasta ese momento se ha­bían escuchado dos balazos. Después, se presentan la ter­cera y cuarta detonación. El narrador del video impresio­nado por las imágenes expre­sa: “¡Qué loco, ahí los tienen y les están tirando! ¡Mira, mira, otro, otro, los quebraron (asesi­naron)!”.

Justo en este momento, otros dos disparos, y se escucha la voz de una mujer suplicante: “¡Ay, Diosito mío!”.

Durante el resto del video, al fondo, se observa cómo los ministeriales se revuelven en la zona del crimen, acechando el perímetro, con sus fusiles de alto calibre al filo del disparo, volteando en todas direcciones, para no dejar más testigos que sus propios compañeros.

El mortal escenario se ubi­có a unos metros de la base operativa de la AMIC, sobre el bulevar García Morales, al po­niente de esta ciudad capital, donde también se encuentran las oficinas de Grupo México.

“El Boina” era investigado por privación ilegal de la liber­tad agravada, homicidio y des­aparición forzada de múltiples personas. Medicina Forense reportó “de manera prelimi­nar” que los seis sujetos abati­dos presentaban tatuajes con las iniciales “CCC”, que corres­ponden al nombre completo de Cutberto, y además la carica­tura de un personaje que viste una boina.

También se informa que Cutberto es presuntamente el personaje mencionado por el grupo de música sierreña, Tra­viezoz de la Zierra, en la can­ción “El de la Boinita”, en la que se describe el ascenso cri­minal del capo, su creencia en San Judas Tadeo y los envíos ilegales a China.

La ejecución de estos gatille­ros se registró a unos cinco ki­lómetros del C5i, donde hacía 24 horas se habían reunido el secretario de Seguridad Pú­blica y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo; la gobernado­ra Claudia Pavlovich Arellano; los jefes de seguridad de nueve entidades y mandos de la Po­licía Federal Preventiva, Mari­na Armada de México y de la Defensa Nacional.