Los retrasos al trans­porte de carga por el retén de Querobabi y el problema que per­siste en la frontera, no sólo ocasionan pérdidas económicas para las empresas, sino fatiga para los choferes de los camio­nes, afirmó el presidente de la Asociación de Transportistas del Valle del Yaqui, Regino An­gulo Sánchez.

Francisco Minjares

El dirigente del gremio dijo que, aunque la frontera Sonora-Arizona es la que menos proble­mas ha tenido desde que empe­zaron las demoras para cruzar, sí han tenido afectaciones los transportistas de legumbres, quienes siguen reportando lar­gas esperas.

“La que tiene menos pro­blemas es la frontera de So­nora, pero sí está afectando a los camiones que transportan legumbres que son los refrige­rados, ellos sí están teniendo problemas, más por los compro­misos que tienen las empresas de entregar todo a tiempo, con una hora existente para llegar y con los retrasos no se están cumpliendo”, explicó.

Además de esto, Angulo Sánchez lamentó que el retén de Querobabi siga ocasionando demoras para el transporte de carga, lo cual afecta el bienes­tar del transportista.

“El operador debe estar per­manentemente vigilando la mercancía, entonces también se tienen afectaciones huma­nas, que al operador lo están sometiendo a jornadas inhu­manas”.

Esto genera un descontrol en la entrega de la mercancía a los transportistas estadounidenses que esperan a los mexicanos del otro lado de la frontera para llevar los productos a su desti­no final.

“Esta es una situación des­afortunada, porque despres­tigia a los productores nacio­nales con los consumidores norteamericanos”, concluyó.