Article inline ad

Por: Fabiola Navarro

Debido a que en un tercio de la ciudad la red de drenaje está colapsada, lo que ocasiona broten aguas negras, es urgente reparar la infraestructura sanitaria antes de que comience la temporada de lluvias, advirtió Rodrigo González Enríquez.

Para finales de junio comenzarían las precipitaciones pluviales de verano y si no se renueva la infraestructura, ocasionarían un grave problema de salud pública, al estancarse junto con las aguas residuales; por ello es urgente disponer de un recurso económico solicitado a través de un préstamo de 45 millones de pesos en un inicio; sin embargo, si el Municipio pone en la mesa 25 millones de pesos, el Estado y la Federación complementarían para que el recurso total sea de 180 millones, a pagarse en un año.

El director del Organismo Operador Municipal de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (Oomapas) dijo que con esta cantidad de recursos se realizarían 15 proyectos prioritarios, 11 de ellos relacionados con el alcantarillado y la solución definitiva para acabar con los colapsos.

“Con la renovación de los alcantarillados de las zonas donde están ya cubiertos los periodos de vida útil y donde se están presentando los problemas y además proyectos para equipamiento que de forma preventiva se atiendan los problemas de alcantarillado en el resto de la ciudad”, expuso.

Actualmente se trabaja atendiendo el problema de manera temporal, pero no definitiva, aclaró.