El cerrador de los Dodgers de Los Ángeles, Kenley Jansen, ha bajado de peso 25 libras desde el final de la temporada pasada, y lanzó su primera sesión de bullpen desde que se sometió a un procedimiento cardíaco en noviembre.
El procedimiento, conocido como ablación, fue la segunda operación de corazón de Jansen en seis años. Se produjo después de que experimentara un episodio de fibrilación auricular en Denver en agosto pasado.

‘’Definitivamente me siento genial. Listo para rodar’’, dijo Jansen en el FanFest del equipo el sábado.

Jansen, quien tuvo 38 salvamentos en 42 oportunidades el año pasado y su efectividad más alta en su carrera con 3.01, dijo que estará listo para el día inaugural.

El gigantón lanzador derecho aceptó siete carreras en sus primeros cuatro juegos tras volver luego de perder tiempo en agosto y luego perdió las dos oportunidades de salvamento que tuvo en la Serie Mundial.

‘’No estoy contento en absoluto del año que tuve el año pasado, así que eso es una motivación para mí’’, dijo Jansen. ‘’Cada año puedes mejorar. Incluso si tengo un buen año este año, el próximo año querré hacerlo mejor’’.

El jugador de 31 años perdió peso con la esperanza de controlar mejor su salud, y dijo que su médico confía en que los problemas están detrás de él, incluso si no está completamente curado. Dijo que no tiene anticoagulantes y que ha sido autorizado para lanzar en Colorado este año.