buscar noticiasbuscar noticias

Es necesaria la inclusión de niños Down

En el Día Mundial del Síndrome de Down, María de Los Ángeles Gerardo López, madre de Matías, un niño de 10 años de esta condición, señaló la lucha por la inclusión social y educativa que ambos libran constantemente.

A pesar de que las personas con Down tienen un alto potencial de integración, dijo, están en constante reto contra prejuicios, discriminación e intolerancia social.

PUBLICIDAD

Es necesario acabar con esa distinción y eso se logrará desde la educación en casa, resaltó. En otro contexto, las escuelas regulares deben ser inclusivas y permitir el ingreso de niños con Síndrome de Down.

Como integrante del colectivo Down Obregón, Matías convive con 15 niños con el mismo síndrome, con quienes aprende lectoescritura, matemáticas y otras asignaciones, acordes a sus capacidades.

A futuro, María de los Ángeles busca que su hijo sea una persona autosuficiente e independiente y está convencida de que las personas con Down, que no tienen alguna enfermedad crónica, pueden desarrollar su potencial.

De acuerdo con información del Instituto Politécnico Nacional (IPN), el síndrome corresponde a una alteración de tres cromosomas, lo que se denomina cromosoma 21 o trisomía 21.

¿SABÍAS QUÉ?...

Los bebés que nacen con esta alteración en México son uno de cada 650 recién nacidos vivos y, gracias a estudios, se ha establecido que tener un niño con Síndrome de Down no es sinónimo de transmisión hereditaria

 NIÑOS DOWN

También se tiene conocimiento que las personas con Síndrome de Down no son un sector segregado; al contrario, son personas totalmente integradas a la familia, a la sociedad y, en muchos casos, son económicamente activas para los países.

Muestra de esa integración es la participación que tuvieron ayer pequeños de esta condición en los trabajos del Callejón Down.

Este espacio se encuentra ubicado en el callejón Brasil, entre Guerrero y No Reelección, y ahora fungirá como un espacio de expresión artística para la comunidad Down.

Rafael Evans, coordinador del Corredor Cultural, mencionó que las personas con este síndrome tienen grandes habilidades para las artes escénicas, pero que en esta ocasión 33 de ellos conformarán un mural, en conjunto con artistas plásticos de Ciudad Obregón.

Los trabajos de pintura serán fáciles debido a la gran disposición que muestran las personas con Síndrome de Down, expresó Iveth Hoyos.

La directora de Yo También Puedo indicó que dicha institución se dedica a instruir a personas con discapacidad en diversas labores, como la realización de alimentos y manualidades, a fin de promover la inclusión laboral.

En el caso de las personas con Síndrome de Down, se les facilitan los trabajos repetitivos y con éxito pueden realizar una secuencia; sin embargo, algunos tienen dificultades con la parte motriz.

Actualmente, Yo También Puedo cuenta con cuatro jóvenes Down, uno de ellos está empleado desde hace cuatro años en una cafetería y su caso es particular, porque inició con pocas actividades y con el paso del tiempo sus responsabilidades han ido en aumento, indicó.

Aunque el progreso depende de cada persona Down, en su desarrollo depende mucho la estimulación temprana, la educación y la inclusión social, puntualizó.