Viven usuarios calvario

Viven usuarios calvario

Federico Chávez, Fabiola Navarro, Mónica Miranda y César Fraijo

Caos, desesperación e impotencia vivieron ayer los usuarios del transporte de las diferentes rutas de Ciudad Obregón y Hermosillo ante la huelga de los concesionarios de ese medio, quienes piden una mayor tarifa.

 

 

Desde temprana hora, los usuarios de las líneas 10, 7, 9 y 12, en Ciudad Obregón, vivieron una gran desesperación, ya que no podrían llegar a sus trabajos, escuelas o a cualquier actividad que realicen del día a día.

 

 

Hay quienes llamaron a un Uber para llegar a sus actividades, ya que desde las 6:00 horas los camiones de esas rutas no pasaban.

 

 

Después de las 07:00 horas, los taxis se convirtieron en un auxilio para los usuarios, ya que por 10 pesos por persona los llevaban hasta sus labores cotidianas, e incluso pusieron rótulos en sus vehículos para avisar a los pasajeros.

 

 

 

SE PREPARAN USUARIOS
El paro del transporte urbano afectó a los usuarios; sin embargo, algunos sí se prepararon y vieron la posibilidad de utilizar otros medios para no llegar tarde a sus centros de trabajo.

 

 

“Vivo en la 410 y supe que había paro del transporte. No llegué tarde, porque salí más temprano de la casa y, para mi suerte, pasó por ahí otra ruta. Tomé un camión de los cocoreños”, dijo un trabajador de conocida tienda de ropa en el interior del Mercado Municipal.

 

 

“Yo sí llegué tarde. Entro a los nueve de la mañana y llegué a las 9:30, porque no pasaba la Línea 5. Tardó mucho. Yo vivo en Las Haciendas”, comentó la empleada de otro establecimiento del centro comercial.

 

 

Por su parte, la dueña de una tienda de ropa para caballeros dentro del MerCajeme, dijo haberse enterado una noche antes del paro de labores del transporte urbano, por lo que no les descontará a sus empleados el retraso. “Yo los comprendo, sé que no fue su culpa, porque leí en la noche que en la mañana habría paro”.

 

 

 

SE RESIGNAN USUARIOS EN HERMOSILLO
Aguantar y esperar a que haya una solución a la problemática del transporte es lo que harán los usuarios afectados con la suspensión del servicio, que se dio a partir de ayer, por tiempo indefinido.

 

 

De raites o en taxis de “a 10” es como se movilizaron los hermosillenses, pero aun cuando se incorporaron unidades privadas y vehículos de alquiler para brindar el traslado que retiraron los transportistas, los imprevistos que hacían difícil la situación para llegar a la escuela y el trabajo se presentaron.

 

 

El primer inconveniente fue que los taxis pasaban llenos y cobraron tarifa de 10 pesos y no 9, como lo anunciaron las autoridades.

 

 

“De perdida que metieran la mitad de las unidades si van a hacer paro o algo así. Sí se ha resentido este primer día”, indicó Rubén Salomón, quien señaló ir tarde a su trabajo en el cual no le permiten margen de tolerancia para llegar después de su hora de entrada.

 

 

La señora Hilda Gómez pidió raite a su hija para trasladarse del bulevar Progreso, al Centro de la ciudad, ante la contingencia por la falta de camiones, mientras que su hijo, que cursa preparatoria, tomó un taxi a 10 pesos, pues no le respetaron la tarifa de estudiante.

 

 

 

DEBE GOBIERNO CONVOCAR A NUEVOS CONCESIONARIOS
Es el tiempo preciso para convocar a nuevos operadores del transporte público, ya que la mesa está servida para iniciar con la revocación de concesiones, asegura Adolfo López Villa.

 

 

El presidente de Vigilantes del Transporte dijo que para saber si la prestación del servicio es costeable o incosteable, como lo argumentan los concesionarios de la Sociedad Integradora y Concentradora del Transporte Urbano (Sictuhsa) se tiene que consultar al Consejo Ciudadano del Transporte (CCT), pero no hace trasparente esa información.

 

 

“Esta la mesa servida para empezar a revocar concesiones de transporte y hacer una convocatoria pública para que quienes tengan interés le puedan inyectar recursos frescos, ya que los actuales concesionarios no tiene ninguna sensibilidad social, habilitan sus empresas como si fueran dependencias públicas, por eso el dinero nunca les alcanza”, expuso López Villa.

Dejar un Comentario