Transmite ánimo con su voz

Transmite ánimo con su voz

Mario Sánchez Lara nos cuenta cómo vive día a día un locutor

Por: Michel Inzunza

Desde que era un niño y apoyado en una escoba, Mario Alberto Sánchez Lara fantaseaba con hablar frente a un micrófono; de pequeño no imaginaba en ser locutor, pero soñaba con trasmitir a los demás -a través de su voz-, el ánimo y la alegría que lo caracterizan.
Fue imposible esconder su talento, el cual plasmó en grabaciones que les compartió a sus amigos de la juventud; fueron ellos quienes lo convencieron en 1990 para que asistiera como practicante a las instalaciones del grupo ACIR.
Gracias a sus aptitudes, encontró un espacio con el maestro Víctor Carriles Esquer, a quien apoyó en los aspectos técnicos de la locución en el programa “Persianas del Rock”, sin embargo, un accidente automovilístico truncaría por momentos su llegada a la radio.
Con el paso del tiempo, Carriles Esquer ingresó a la televisión y Sánchez Lara, quien había sido su pupilo, se puso en contacto con él para felicitarlo, pero la respuesta de su amigo no fue muy grata: “Mario, eres tú, el que quiso ser locutor”.
Esas palabras pesaron en Mayito, quien por años picó piedra hasta que, en 1998, se inscribió en un concurso para nuevos talentos organizado por una empresa cervecera y del cual se alzó como ganador.
Del certamen recuerda que audicionó enfermo, preso de una terrible fiebre, pero en aquel momento no se lo pudo contar a nadie; como premio obtuvo el poder conducir una estación de música grupera, a pesar de que era un fanático del rock.
Ya con la experiencia de los años, Mayito está convencido que una vez que ingresa a la cabina, atrás se quedan problemas y tristezas, pues su deber es entretener a las miles de personas que lo escuchan por medio de las ondas hertzianas.
“Cuando llegas debes saber que acudes a trabajar, a dar el cien por ciento y a dejar el alma y la garganta, vienes con el chip de hacer entretener a los demás”, mencionó.
“Mayito mamá”, como se le conoce, se define como una persona alegre, con carisma y dinámico; para él, la palabra locución tiene que ver con locura y creatividad, aunque también existe un lado serio de su vida.
Una de las experiencias más hermosas que le ha dejado este oficio es poder ayudar a personas con pocos recursos, como esa navidad en la que montó un centro de acopio de juguetes en el Gimnasio Manuel Lira García, los cuales llevó a quienes más lo necesitan.
También hay otras vivencias, como cuando su esposa le informó que había sufrido un accidente mientras él se encontraba al aire: “tenía el micrófono abierto, cómo que chocaste valió…”, fueron las palabras que salieron de su boca y que miles de cajemenses escucharon.
Hoy en día, Mayito se apoye en ocasiones en el uso de redes sociales para tener más alcance, pero está convencido del impacto que tiene la radio como un medio de comunicación: “nosotros vendemos imaginación a través de una caja mágica, la televisión cuenta con imágenes y para afrontar nuevos retos se debe trabajar con mucha creatividad.

Dejar un Comentario