“Sobrerrepresentados” y faltos de representación

Entre sobrerrepresentaciones y falta de representación, la clase política de Sonora tiene algo más en qué entretenerse.

 

 

Hoy, los ánimos se han caldeado por una diputación plurinominal. A la buena, le tocaba a Morena, un partido al que la población, para bien o para mal, le dio su confianza.

 

 

No es culpa de ese partido el diseño de las leyes electorales. Pero como toda legislación mexicana, tiene sus vertientes débiles por donde se colaron quienes le entregaron al PAN la curul que le quitaron a Morena.

 

 

Y en materia de regidores, en Cajeme los independientes reclaman cuatro posiciones, pero solamente le asignan dos.

 

 

Por lo cual, el juego inicia de nuevo, pero ahora en los tribunales, a donde acudirán los que se sienten ofendidos por los traspiés de las autoridades electorales.

 

 

A Rafael Delgadillo Barbosa, ex candidato a la Alcaldía, algunos panistas le han propinado una patada y no desean verlo como Regidor sino que están impulsando a alguien afín a la “familia real” del PAN, aunque sus integrantes hayan pedido votar por otros candidatos.

 

 

Y en ese caminito seguirá la serie de declaraciones de los próximos días. A la población se le va a “empapar” de “sobrerrepresentacionitis” y los que no pudieron en las urnas van a decir que eso es peligroso para la democracia.

 

 

¿Para la democracia o para sus intereses?
Porque no me van a decir que quienes hoy se dan golpes de pecho, cuando han estado en los puestos desde donde pudieron trabajar por una auténtica democracia, lo hicieron bien.

 

 

Qué va. Lo único que les ha importado son sus particulares negocios y cobijar con el manto de la impunidad a quienes desde el poder han saqueado el erario público. ¿O no, David Galván?

 

 

Hoy que corren nuevos vientos es momento para que la sociedad saque del espectro público a todos esos políticos del pasado que quisieran seguir pegados a la ubre, sin más merecimientos que el estar agarrados de la mano de un poderoso, en el estado o en el país.

 

 

Este es el tiempo para que quienes no están representados con la fuerza de los votos, se vayan a donde sus alcances les permitan.

 

 

Ha nacido una nueva sociedad que debe cuidar precisamente que el voto otorgado masivamente a una sola entidad política, sea bien ejercido y no se dilapide en subirse a un ladrillo y marearse.

 

 

Porque esa ha sido la perdición de los partidos opositores al PRI. Cuando han llegado al poder, se han creído ya invencibles y todopoderosos y terminan peleándose entre grupos. Al final de cuentas, han perdido todo. El PRD en Sonora es una muestra representativa de esa situación.

 

 

Sonora y el país merecen ya otro tipo de acciones políticas. Las del Parque Jurásico ya no tienen cabida. ¿Habrán de entenderlo así quienes hoy están en el juego político?

 

 

Ojalá y así sea, pues de otro modo el voto de castigo volverá a hundirlos una y otra vez.
Para comentarios: [email protected]

Dejar un Comentario