Seguridad Pública contra Fiscalía

Seguridad Pública contra Fiscalía

Por: Francisco González Bolón

A menos que se hayan prestado, una vez más, al juego de la simulación que les es tan propio, es más que evidente el deterioro en las relaciones institucionales entre dos instancias ligadas a la justicia en Sonora.
Por un lado, la Fiscalía General de Justicia del Estado de Sonora ha realizado ya una investigación que reúne las suficientes evidencias como para juzgar, o vincular a proceso, como pomposamente se le llama hoy, a cuatro policías que presuntamente mataron a un chofer de UBER al que confundieron con sujetos que momentos antes les habían disparado.

Y, por el otro, la Secretaría de Seguridad Pública de la entidad, al mando de Adolfo García Morales, al saber el viernes del inicio de este proceso, y con órdenes de aprehensión encima, sospechosamente envía de vacaciones a los cuatro agentes involucrados.

¿Cómo se puede calificar la conducta de García Morales?

Como usted quiera llamarle.

Solamente diremos que irresponsablemente este supuesto servidor público se ha encargado de proteger a quienes las pruebas apuntan ya como delincuentes y luego ha escondido la cabeza para no ser atacado, pero esa estrategia en realidad le ha prodigado más golpeteo que beneficios. Pero él se lo ha buscado.

Según el Fiscal Rodolfo Montes de Oca Mena, se han recabado videos, declaraciones, periciales y otros elementos que, a su juicio, permiten acreditar que efectivamente los agentes cometieron, no un error sino un delito.

Este martes se esperaba la comparecencia de los involucrados ante un agente del Ministerio Público en Obregón, pero no acudieron, a pesar de que, según la vocera de Seguridad Pública, ya tienen sus abogados defensores y en su momento, que esperemos no sea cuando los policías se hayan escapado de Sonora, saldrá la dependencia a emitir una opinión. ¡Qué cómodo!

Lo que está en juego no es solamente la permanencia de García Morales al frente de esa dependencia sino el sistema de justicia de Sonora.

Si la Fiscalía no supo en su momento que los estatales habían pedido sus vacaciones, la sociedad puede esperar que en verdad esté haciendo su labor de manera autónoma, sin presiones políticas de por medio.

Pero si también se está prestando a un maquiavélico juego de dejar escapar a los policías, entonces la justicia de Sonora, una vez más, andará por los suelos y por más que se pague a los grandes diarios de “circulación nacional”, que no es más que en Los Pinos y Gobernación, para que no se hable de este tema, habrá de trascender en el país que en la entidad las reformas judiciales han servido, como siempre, únicamente para los poderosos y para discriminar a quienes no tienen voz ni forma de defenderse.

Ya en Seguridad Pública estatal andan haciendo cuentas de por qué dos que tres medios de Ciudad Obregón insisten tanto en este tema.

Piensan seguramente que son fuerzas políticas las que están detrás de los “ataques”, cuando en realidad son sus yerros los que los han condenado a la situación que hoy viven.

Y si piensan que así como mienten a organizaciones nacionales con sus maquilladas cifras sobre los delitos en Sonora, van a poder falsearle datos a los sonorenses, se equivocan.

Ya hay una nueva sociedad. Y a su juicio tendrán que atenerse.

Para comentarios: [email protected]

Dejar un Comentario