Un Cabildo poderoso

Según lo que se alcanza a escuchar hasta el momento, Sergio Pablo Mariscal Alvarado no va a un viaje de descanso a partir del 16 de septiembre.

 

 

Además de los problemas sociales propios de una comunidad en crecimiento, habrá de afrontar un Cabildo fuerte, poderoso, con críticos de cada uno de sus movimientos y defensores de intereses diversos de la comunidad.

 

 

Y es que, de acuerdo a la última reunión del Instituto Estatal Electoral, el Ayuntamiento de Cajeme ha quedado definido con los doce regidores de la planilla victoriosa, la de Morena, pero también con personajes como Rafael Degadillo Barbosa, del PAN, que es un ciudadano honesto e inteligente que, de seguro, habrá de analizar cada paso de la administración para hacer ver los aciertos, pero también los errores.

 

 

Por el PRI, Emeterio Ochoa Bazúa, ex candidato a Presidente Municipal, buscará colocar piedritas en el camino al gobierno morenista, pero la verdad es que no tiene la calidad moral para criticar, tras su cuestionado paso por la administración pública municipal.

 

 

De Gustavo Almada Bórquez, de Movimiento Ciudadano, espera la sociedad una representación digna y franca. Tiene capacidad de crítica y puede encabezar debates en las sesiones de Cabildo para poner las cosas en su lugar. El antecedente de que los regidores de MC en el actual trienio no hayan servido para maldita la cosa, no tiene por qué afectar su desempeño.

 

 

Y como independiente, Rodrigo Bours Castelo tiene mucho qué aportar. Ya se sabe de su intensidad como crítico con fundamentos y de seguro no solamente cuestionará lo mal hecho en el gobierno del que formará parte sino que habrá de ahondar en los errores de las dos últimas administraciones priistas.

 

 

En ese renglón es donde se espera que salgan chispas, a menos que el archivo del Ayuntamiento sea borrado en su totalidad para que nadie encuentre los yerros cometidos. Pero de que los independientes hurgarán hasta el último rincón, delo usted por seguro.

 

 

Por supuesto, del Presidente Municipal electo se espera que afronte con seguridad no solamente los problemas heredados sino también la enorme deuda representada por la asignación de contratos y convenios que solamente han servido hoy para que unos cuantos hagan negocios, pero a la sociedad nada bueno han dejado.

 

 

Mariscal Alvarado proviene de una familia educada conforme a altos valores morales. Tiene la enorme encomienda de representar a ese sector social con esos atributos de integridad que desde niño le fueron inculcados.

 

 

Y la sociedad confía en que el gobierno que iniciará actividades el 16 de septiembre, se comporte a la altura del respaldo otorgado en las urnas.

 

 

De traicionar la confianza ciudadana, habrá infinidad de reclamos que se cobrarán muy caro, pero de seguro cada uno de los integrantes del Cabildo habrá de entender que el horno no está para bollos y que, o actúan honestamente o la dorada oportunidad que hoy tienen de transformar el ejercicio de la política, se perderá para siempre.

 

 

Ni más, ni menos.

 

 

Para comentarios: [email protected]

Dejar un Comentario