Seca ceibas, falta de agua

Seca ceibas, falta de agua

Niegan que sea por antigüedad de los árboles, sino por acuíferos en extinción; también se da la muerte de álamos

 

 

 

Fabiola Navarro

Más que por su antigüedad, las ceibas y los álamos de Cócorit se han secado por la operación del acueducto Yaqui-Guaymas, que ha extinguido los acuíferos de la región, dijeron vecinos.

 

 

Jaime Valenzuela Encinas, comerciante y habitante del pueblo, indicó que la obra hidráulica, construida en tiempos del gobernador Rodolfo Félix Valdés, ha provocado una disminución significativa de los mantos acuíferos.

 

 

Los árboles no alcanzan a absorber el agua en su totalidad, lo que a lo largo de los años ha provocado que mueran, expuso, aun cuando las autoridades aseguran que se secan porque tienen más de 100 años.

 

 

“Se cometió un ecocidio que no reconocen. Acabaron con nuestras hectáreas de bosque, acabaron con los árboles y con ello se ha contaminado el ambiente, pues no se purifica el aire y eso a su vez nos ha traído enfermedades, entre ellas el cáncer, por toda la contaminación que respiramos de agroquímicos”, dijo el agrónomo.

 

 

Hay comunidades en donde el abasto de agua no es suficiente, como en el caso del Pueblito Kilómetro 9 y se debe a que el nivel del líquido está muy por debajo en el manto acuífero.

 

 

La zona del aluvial, entre Hornos y Esperanza, es la que mayor impacto ha tenido en las últimas décadas a causa de los niveles cada vez más bajos del agua subterránea.

Dejar un Comentario