Salva su vida por la guásima

Salva su vida por la guásima

Cuando más deprimido estaba, aprende a elaborar muebles

Por: Roberto Aguilar

Pedro Bajeca Velderrain, de la comunidad de San Antonio, narra cómo en el momento más crítico de su vida, un árbol de guásima le salvó la existencia.
A sus 49 años, narra cómo en un momento crítico, en el que lo único que quería era dejar de vivir, encontró en el árbol de guásima una esperanza.
“Me encontraba en un punto difícil de vida, sólo quería morir, ya que no encontraba trabajo y todo se ponía más difícil, Un día vi cómo un tío elaboraba muebles muy bellos con un árbol de guásima y aprendí su proceso”, narró.
Dijo que, al entender el oficio, se fue enamorando de la técnica y empezó adentrarse en los montes, sobre todo en las cercanías de los ríos, donde se da este árbol nativo de la región, para elegir la mejor madera.
Explicó que los yoremes conocen esta especie como “Ajjia Kutapo”, que es de un árbol de tamaño mediano, que a veces llega a los 20 metros y que crecen junto a los arroyos, en las partes bajas del Valle del Mayo.
Sus ramas, recubiertas de corteza gris, son muy flexibles, en especial si se cortan en luna llena o en cuarto creciente.
Un dato curioso que nos compartió, es que, para elegir el árbol, es importante observar los ciclos de la luna, para que la madera no se pudra o no se rompa.
Esta madera es mejor trabajarla verde, para poderle ir dando la forma deseada. Generalmente se usa para elaborar muebles de casa, como sillas, mesas, o pequeños enseres, como cajitas y recipientes.
En ocasiones se usa para elaborar los estribos de la silla de montar; en este caso se utiliza moldes de madera gruesa para darle la forma del estribo antes de que seque. Lo mismo con el aro de los tambores ceremoniales o bien el de los banquitos con piel de chivo.
“Encontré en esta profesión una manera de vivir, una terapia y, lo mejor: un oficio que me ayuda con la economía de mi familia. Los artesanos no somos máquinas y nuestro trabajo se hace con tiempo y dedicación, por lo que eso también deben valorar a quienes consumen nuestros productos, que siempre nos andan pidiendo rebajas”, finalizó.

Dejar un Comentario