Rueda el balón

Rueda el balón

La fiesta inaugural del Mundial de Rusia 2018 comenzó ayer en el estadio Luzhniki de Moscú sin grandes pompas, pero con el plato fuerte de la actuación del cantante inglés Robbie Williams.
El acto empezó con la presencia del astro brasileño Ronaldo, que ingresó al campo de juego en compañía de un niño. El play de honor lo dio este pequeño ruso, antes el “fenómeno” había hecho un amague de pegarle al balón.
Antes ya había hecho su ingreso el arquero español Íker Casillas, campeón mundial en Sudáfrica 2010. El guardameta había ingresado cargando la Copa del Mundo, acompañado de la modelo Natalia Vodionova, quienes depositaron el trofeo en el campo de juego a vista de los asistentes.
Luego de esta escena, apareció en el césped el cantante británico Robbie Williams, que se mandó con lo mejor de su repertorio, encendiendo el furor de los asistentes. Junto al artista estuvo un centenar de bailarines disfrazados con motivos futbolísticos que danzaban en armonía con la música. Minutos después subió al podio la soprano rusa, Aida Garifullina, que con su voz cálida atrapó a los asistentes en las gradas del estadio. Un show espectacular que en medida que pasaban los minutos se aceleraban los corazones de los asistentes que de dejaban atrapar por la espectacular puesta en escena.
Al término del show musical, el presidente ruso, Vladimir Putin, acompañado del titular de la FIFA, Gianni Infantino, declaró inaugurada la cita máxima del futbol mundial que se extenderá hasta el 15 de julio.

Dejar un Comentario