Relación de alta tensión

Relación de alta tensión

Las diferencias entre los gobiernos de los presidentes Enrique Peña Nieto y Donald Trump arrancaron desde julio de 2016, cuando el entonces aspirante presidencial de Estados Unidos fue invitado y recibido en la Residencia Oficial de Los Pinos.
Desde entonces, la confrontación entre los mandatarios ha escalado a tal grado que México revisa cada uno de los mecanismos de cooperación vigentes con el Gobierno de Estados Unidos, mientras que Washington ha iniciado el despliegue de la Guardia Nacional en su frontera con nuestro país.
Esa tarde de julio de 2016, al concluir una conferencia de prensa conjunta, al salir del Salón Adolfo López Mateos, el estadounidense dijo que ya se vería quién pagaría el muro. Por la noche, en un mensaje televisivo, Peña dejaría claro que México no lo haría y estableció el tema de la dignidad mexicana.
Los mandatarios hablaron por teléfono hasta el 7 de noviembre, Peña lo felicitó por su triunfo en la elección estadounidense. El 19 de enero, en la víspera de que Trump juramentara como presidente de Estados Unidos, Peña ratificó que el Gobierno de México buscaría construir de inmediato una relación positiva con la nueva administración norteamericana, velando siempre por los intereses mexicanos.
El 20 de enero, en el inicio del mandato de Trump, el presidente mexicano estableció que la soberanía nacional y la protección de los mexicanos guiaría la relación de México con el nuevo Gobierno de Estados Unidos. Al día siguiente Peña anunciaría un plan para recibir con opciones educativas a todos los jóvenes mexicanos que regresen al país.
En llamada telefónica realizada el 21 de enero, el mandatario mexicano expresó a Donald Trump la voluntad de México para trabajar en una agenda que beneficie a ambos países, con un enfoque de respeto a la soberanía de las dos naciones y responsabilidad compartida.

Dejar un Comentario