Realizan Encuentro de Pascolas

Realizan Encuentro de Pascolas

David Vázquez
Los pascolas y venados son manifestaciones rituales que reclaman una pronta atención para su salvaguarda y permanencia, por lo que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la Dirección General de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas realizaron la séptima edición del encuentro en el Centro de Cultura Yaqui Santiago Valencia Amarillas de Loma de Guamúchil.

 

 

Así lo informó Trinidad Ruiz Ruiz, del Centro de Culturas Populares de Cajeme, quien agregó que alrededor de 100 representantes de los ocho pueblos yaquis participaron en el reconocimiento y la valoración de diversos aspectos de las tradiciones festivo-religiosas de los venados y pascolas, como parte fundamental de la cultura y la religiosidad de los pueblos originarios del noroeste de México.

 

 

Además, se pretende valorar el estado actual y los retos que enfrentan estas comunidades, socializar las problemáticas principales asociadas a cada uno de los grupos que practican estas manifestaciones, como son los casos de yaquis, mayos, guarijíos y pimas.

 

 

El antropólogo José Luis Moctezuma Zamarrón, investigador del Centro INAH Sonora, quien participó en esta reunión, sostuvo que “los pascolas son expresiones de origen prehispánico que los misioneros jesuitas utilizaron en el siglo XVI durante su labor evangelizadora en el norte de México, especialmente en Sonora y en Sinaloa, y que hoy en día se encuentran fuertemente articulados a la cosmovisión de estas comunidades en México”.

 

 

De ahí la importancia de su reconocimiento, porque el pascola y el venado simbolizan una de las tradiciones más arraigadas en las comunidades yaquis, si no que en el caso del venado es única en Sonora, como expresión de ritualidad, su danza simboliza la vida misma, el mundo flor —el cielo de los católicos—, y representa a la humanidad en un mundo mágico, por eso portan flores en su cabeza.

 

 

Por su parte, Ruiz Ruiz mencionó que “las instituciones asociadas a grupos indígenas y comunidades en el Estado de Sonora, han venido generando distintas acciones de preservación y trasmisión de este valioso patrimonio cultural inmaterial, pero que existe una necesidad de sumar esfuerzos para su adecuado reconocimiento”.

Dejar un Comentario