Prueban “lluvia sólida” en zona de temporal

Prueban “lluvia sólida” en zona de temporal

Luz del Carmen Paredes

Para mejorar la producción agrícola en zona de temporal y atender los requerimientos del sector ganadero un grupo de mujeres ganaderas de Rosario, Tesopaco están trabajando en la siembra del zacate maralfalfa, con un nuevo sistema que consiste en aprovechar el agua de lluvia, reteniendo el líquido en el subsuelo.

 

 

Fernando Feuchter explicó que la prueba consiste en aprender el potencial de utilizar el poliacrilato de potasio como agente retenedor de agua de lluvia, que permita extender la humedad del suelo para que soporte la sequía.

 

 

Probar que la lluvia seca es una alternativa para este tipo de forraje perenne. De lograrse esta prueba positiva se abren oportunidades para establecer praderas con especies forrajeras perennes, resaltó el investigador pecuario del Centro Regional Universitario Noroeste (Cruno) Sonora de la Universidad Autónoma de Chapingo.

 

 

De alcanzar los resultados esperados la maralfalfa puede sustituir al sorgo forrajero que actualmente es atacada fuertemente por el pulgón amarillo, apuntó.

 

 

 

POLIACRILATO DE POTASIO
La prueba consiste en aprender el potencial de utilizar el poliacrilato de potasio como agente retenedor de agua de lluvia para establecer zacate perenne

 

 

El profesor investigador del Cruno, indicó que el poliacrilato de potasio es super absorbente y tiene la capacidad de retener el líquido. Cuando es incorporado al suelo, absorbe y retiene agua de lluvia y nutrientes en grandes cantidades. A diferencia de otros productos que se hidratan, este tiene la propiedad de liberar fácilmente el agua y nutrientes absorbidos, permitiendo que estos estén disponibles para las plantas en función de sus ciclos de absorción-liberación, fortaleciendo la raíz.

 

 

Señaló que incrementa la capacidad de los suelos para retener agua por varios años, por lo que es factible que la maralfalfa y otros zacates perennes puedan establecerse en praderas de temporal resolviendo en gran medida el problema de los ganaderos en época de sequía, que tienen que comprar alimento para mantener el hato.

 

 

Con este método de “lluvia sólida” se limita la pérdida de agua y nutrientes, al mantenerse como reserva de humedad en la raíz de las plantas, se reduce la evaporación, propiciando el crecimiento de las plantas y el agua y los nutrientes están continuamente disponibles en la raíz fortaleciendo la planta.

 

 

El agua absorbida por el polímero es consumida lentamente por la planta, en base a las necesidades, y con la lluvia el polímero vuelve a llenarse, logrando reciclarla hasta por diez años, manifestó.

 

 

 

PARCELA EXPERIMENTAL
La parcela experimental de una hectárea se ubica en Tesopaco y participa un grupo de 33 mujeres inscritas en el Programa de Extensionismo 2018.

 

 

Destacó que, de tener los resultados esperados, se acaba en gran parte el problema de mortandad de animales por falta de alimento, ya que la maralfalfa es un cultivo perenne.

 

 

Fernando Feuchter recordó que el proyecto inició, primero, capacitando a las mujeres, para posteriormente realizar la plantación. Adicionalmente se sembraron muestras de brachiariamavuno y otras especies forrajeras para conocer su comportamiento productivo en la región.

 

 

Apuntó que la aplicación de poliacrilato de potasio conocida como “lluvia sólida” correspondió al ingeniero Manuel Sotomayor, mostrando la captura de 200 veces la retención de agua.

 

 

Probar que la lluvia seca es una alternativa para este tipo de forraje perenne. De lograrse esta prueba positiva se abren oportunidades para establecer praderas con especies forrajeras perennes.

 

 

Mostrando a la fecha un buen avance en la germinación en los diez surcos de 20 metros de largo, donde se aplicó una dosis y doble dosis del poliacrilato de potasio a cada 10 centímetros con tres repeticiones.

 

 

Con el cultivo establecido y enraizado posteriormente se busca fertilizar con lixiviado de lombriz (jugo o té) enriquecido con microorganismos para mejorar la fertilidad del suelo.

 

 

Ahora dependerá de los resultados que se tengan para poder avanzar y combatir los efectos de la sequía que tiene un fuerte impacto en la ganadería de la zona, que es de doble propósito.

Dejar un Comentario