Promesa

Por: Jesús Carbajal Chávez

Cuando te miro Señora
tan santa e inmaculada,
como si estuvieras viva
tan quietecita y callada.

Como si desde lo alto
tú me quisieras decir,
que ya no tome tanto
porque me voy a morir.

Trabajaré rete harto
para darle de comer,
a mis hijitos que tengo
viviendo con mi mujer.

Te prometo no ir a juergas
con mis demás compañeros,
y llegaré muy temprano
para mirarlos despiertos.

Cuando te vengo a mirar
triste y arrepentido,
quisiera hasta llorar
por este cochino vicio.

Ahora sí cumpliré
vengo a prometerte,
que ni un quinto gastaré
en la cantina del pueblo.

Dejar un Comentario