Poco a poco empiezan a agarrar color los candidatos…

Por: Bernardino Galaviz

-Poco a poco empiezan a agarrar color los candidatos de todos los partidos políticos a los diversos puestos de elección popular
-Con la salida de Panchito Vázquez del PAN se aclara más el agua en el escenario político municipal
-Aunque no hay nada para nadie, cuando menos se vislumbran tendencias y se juntan los grupos del conglomerado social

Este día hace 24 años del magnicidio en Lomas Taurinas, de la fronteriza ciudad de Tijuana, B.C.N., en donde el crimen de Estado truncó el proyecto político de Luis Donaldo Colosio Murrieta, para acabar con el México hambriento y con sed de justicia.
Recuerdo la gran algarabía reinante a nivel local y estatal alrededor de los pretensos a los diversos puestos de elección popular, en donde el omnipotente y aún exinvencible Partido Revolucionario Institucional se alistaba según las primeras percepciones para repetir el carro completo, desde la Presidencia de la República hasta el último eslabón de la estructura política nacional, como lo son los municipios.
Era toda una fiesta, en donde a diferencia de ahora la confusión no tenía cabida, las fórmulas del tricolor estaban completamente alineadas, mientras el PAN, el PRD y el resto de los partiditos comparsas batallaban para completarlas.
Hoy en día, esa confusión pareciera ser el común denominador, no sólo al interior de las organizaciones políticas, sino a los diversos grupos sociales, cientos de los cuales han estado viendo cómo los partidos políticos se convirtieron prácticamente en “brincolines”, como si sus principales actores acabaron por comprender la legendaria frase acuñada por un dinosaurio priísta, Carlos Hank González, el creador del grupo Atlacomulco, quien en los mejores tiempos del todo poderoso tricolor, había dicho, “vivir fuera del presupuesto, es vivir en el error”.
En este inédito ambiente, en que millones de ciudadanos apuntando están hacia Morena para llevar a López Obrador a la Presidencia de la República, en esta Tierra de los Generales, en el emergente Movimiento Regeneración Nacional, aún no se decide si será Juan de Dios Castro Pacheco o Roberto Alvarado Largada quien llevará en banderín rumbo a la Alcaldía, habida cuenta de al parecer haber negociado con el recién ingresado Panchito Vázquez, una delegación federal ante el eventual triunfo de AMLO, a cambio de los alrededor de cuatro mil seguidores, fans y militantes emigrados también, nomás para hacer perder al “Chavalo” Díaz Nieblas, quien entrara al mero fragor de la contienda con una nómina visiblemente disminuida en un 70% ,según los cálculos al calor del ardor y las pasiones de los ex azulejos de Toronto. Despejando por fin, haber quedado Díaz Nieblas como el único candidato a la Presidencia por parte de Acción Nacional, con lo que según los acuerdos entre el PRIAN, en el presunto caso de no prender lo suficiente y tampoco Javier Ruiz del tricolor, a la hora de la hora, en la constitucional a concluir en las urnas, los sufragios se van a ladear para fortalecer la fórmula para hacer ganar al Dr. Raúl Silva Vela en dirección de San Lázaro; Heliodoro Soto Holguín, rumbo a la Legislatura local y al “Chavalo” Díaz Nieblas, inscritos de antemano en el lane up, del dueño de los guantes, el bat y las pelotas de esta entidad federativa.
Por cierto con los bonos a la alza como coordinador de la campaña en el noroeste de José Antonio Meade Kuribreña, esto es, fortalecido con los bonches de sufragios del Partido de la Revolución Democrática, quienes quiérase o no, cuentan con guardaditos de votos duros a lo largo y a lo ancho de la Región del Mayo y los municipios, donde desde 1997 ejercieron gobiernos municipales.
En esta dinámica, las estructuras del PRIAN ya iniciaron movilizaciones en los cuadros de las comunidades de la nación yoreme mayo, con quienes desde la semana pasada en el Salón Solidaridad del Palacio Municipal, Antonio Cruz Casas, director general del CDIS, se reunió con más de una docena de cobanaros fiesteros y fariseos de los templos yoremes, de donde antes de iniciar la junta se levantó por respeto al bastón de mando, los usos y costumbres y los 36 cobanaros que representa la gobernadora étnica del Júpare, María del Rosario Avilés Carlón, nomás por no estar sentada en el mismo presídium donde se encontraba Marcos Moroyoqui, el otro gobernador, presuntamente de Acción Nacional. Llegando por otro lado a este territorio municipal, Rosario Osuna Zúñiga, desde las comunidades yaquis, también juntando firmas, logrando que siete cobanaros le firmaran documentos, al parecer enviados por las dos gobernadoras, Claudia Pavlovich y Rosario Avilés Carlon, con beneficios presuntamente para la yoremada, que al siguiente día resultaron ser un engaño más.

Dejar un Comentario