Para ser fotógrafo se requiere de oficio y mucho compromiso

Para ser fotógrafo se requiere de oficio y mucho compromiso

NOTIMEX.-

Ser fotógrafo es un oficio, y para serlo se requiere de una educación visual, una obligación con un país, más allá de como tomes la foto: digital o análoga, lo importante es el compromiso, pues hay mucho por hacer, aseguró el fotógrafo mexicano Marco Antonio Cruz (1957).

 

 

En entrevista, el autor de imágenes memorables, hoy icónicas, aplaudió el hecho de que en la actualidad todo mundo tome una fotografía, ya sea con una cámara o con un celular; sin embargo, dejó en claro que para convertirse en uno se requiere de vocación y servicio.

 

 

“Estamos en tiempos muy difíciles donde la violencia la tenemos todos los días; sin embargo, es la propia sociedad la que exige que registremos todo el acontecer y para ello, hay gente que se dedica a ello y se llama fotógrafo. Todos tenemos el acceso, pero son pocos los que alcanzan a verlo”, dijo.

 

 

El artista de la lente, cuya obra se ha establecido como un referente de la fotografía mexicana y latinoamericana, es homenajeado por la revista “Luna Córnea”, cuya edición número 36 está dedicada al propio Cruz, con una selección de más de 50 fotografías en las que se recopilan 40 años de la historia de México.

 

 

“Es un honor tener una edición dedicada a tu trabajo de 40 años de fotografía, un compromiso con la sociedad y, sobre todo, el hecho de tener un registro impreso es importante y más cuando revistas como ‘Luna Córnea’ les ha dedicado a autores como Manuel Álvarez Bravo, Nacho López o Héctor García”, afirmó.

 

 

Aunque pintor de formación, cuenta que sus inicios en la fotografía se los debe a dos personajes: al gran Héctor García (fotógrafo) y a su madre, quien le obsequió su primera cámara fotográfica siendo un adolescente.

 

 

“Antes de llegar a la Ciudad de México, mi madre me regaló una cámara y con ella comencé a explorar mi entorno en Puebla. En uno de esos recorridos capturé la imagen que ilustra la portada de ‘Luna Córnea’ 36, la de los tres músicos ciegos.

 

 

“Fue la primera foto con todo un sentido y donde comprendí el gran valor de la fotografía. Me sorprendió que tres personas ciegas se sentaran en un lugar y detrás de ellas emergieron otros tres personajes”, recordó.

 

 

Agregó que una vez en la Ciudad de México, buscando explorar su horizonte como artista, trabajó con un escultor, quien todos los días organizaba fiestas en su casa y en donde él era el ‘chalán de los chescos’.

 

 

“Todos los días hacía fiestas y yo preparaba todo para ellas, asistían varios artistas e intelectuales, gente de época, entre ellas Héctor García, a quien no conocía pero que atraía como un imán”, mencionó.

 

 

Destacó que a Héctor García le aprendió todo, a pesar de que siempre lo regañaba y de que no era “un buen maestro”.

 

 

“A Héctor le aprendí todo, no fue un buen maestro, porque siempre me regañaba, pero le aprendí mucho viendo sus negativos, fotos, fue un gran fotógrafo, una lección enorme de periodismo y humanidad”, indicó.

Dejar un Comentario