Paloma arroyera

Paloma arroyera

Profr. Juan Vidal Castillo

Los observadores de aves que visiten la .Reserva Ecológica .Sierra de Álamos-Río Cuchujaqui pueden sorprenderse al notar la presencia de estos bellos especímenes de cuerpo redondeado y cola corta, caminando por el suelo, mismas que pertenecen una clase poco común que es la representante más septentrional del género Leptotila, que se extiende ampliamente por las áreas boscosas del trópico americano.

ESTADO DE CONSERVACIÓN
Los números se mantienen estables en los pocos hábitats que se mantienen aún intactos en el Municipio de Álamos. Mientras se mantenga su hábitat, probablemente no sea muy vulnerable a pesar de los cazadores de palomas que vienen de los Estados Unidos.

FAMILIA Y HÁBITAT
Pertenece a las Palomas y Tórtolas y su hábitat son Bosques con sombra y matorrales junto al Río Mayo o junto a los arroyos.
En el Municipio de Álamos se le puede encontrar en cualquier tipo de vegetación densa de poca altura pero también se le puede hallar en montes secos o más abiertos, y evita la selva tropical densa.
Se mantiene cerca de algún refugio que la proteja; si se le molesta, se aleja caminando rápidamente a través del sotobosque o parte volando bajo con un rumor de alas.

COMPORTAMIENTO ALIMENTARIO
Busca alimento sobre todo en el suelo, desplazándose entre la vegetación en zonas boscosas. En ocasiones puede encontrar alimento en árboles bajos o arbustos. En algunos parques del sur de Texas puede acercarse a alpiste u otro alimento que se le ofrezca. Es posible que se concentren varios ejemplares alrededor de una fuente de alimento, pero por lo general es un ave solitaria y poco sociable, como sucede con muchas tórtolas.

HUEVOS
Pone dos de color beidge pálido, aclarándose a blanco. La incubación la realizan ambos sexos y dura alrededor de 14 días.

DIETA
Probablemente semillas y bayas. Su alimentación no se conoce bien. Evidentemente consume muchas semillas, como las de hierbas, mezquites y olmos, entre otras; también se alimenta de bayas y frutos, incluidos los del almez y el cactus de chumbera. Puede consumir algunos insectos.

NIDIFICACIÓN
Durante el cortejo en el suelo, el macho puede elevar los hombros, inclinar la cabeza hacia abajo, correr unos pasos hacia la hembra, detenerse y arrullar. También puede hacer reverencias a modo de exhibición. Nido: se ubican en árboles bajos y densos, arbustos espinosos o enredaderas, normalmente a menos de 4,5 metros del suelo y a veces directamente sobre el suelo. Suelen situarse en bifurcaciones horizontales en ramas. El nido (probablemente construido por ambos sexos) es una plataforma de palitos y tallos de hierbas, que suele ser bastante frágil.

MIGRACIÓN
Es residente permanente en todo su rango.

CUENTO DE LA PALOMA Y LA HORMIGA
Un bonito día de primavera, cuando ya el sol iba cayendo en un caluroso atardecer, una blanca paloma se acercó a la fuente del río para beber de su cristalina y fresca agua.
Necesitaba calmar la sed después de estar todo el día volando de acá para allá.
Mientras bebía en la fuente, la paloma oyó unos lamentos.
-¡Socorro! -decía la débil voz-. Por favor, ayúdeme a salir o moriré.
La paloma miró por todas partes, pero no vio a nadie.
– Rápido, señora paloma, o me ahogaré.
-¡Estoy aquí, en el agua!– Se oyó.
La paloma pudo ver entonces una pequeña hormiga metida en el río.
– No te preocupes– dijo la paloma–, ahora te ayudaré a salir del agua.
La paloma cogió rápidamente una ramita y se la acercó a la hormiga para que pudiera salir del agua.
La pobre estaba agotada, un poco más y no lo cuenta. Quedó muy agradecida.
Poco después, mientras la hormiguita se secaba las ropas al sol, vio a un cazador que se disponía a disparar su escopeta contra la paloma.
La hormiga reaccionó con rapidez, ¡tenía que impedir como fuese que el cazador disparase a su salvadora!
Y no se le ocurrió otra cosa que picarle en el pie. El cazador, al sentir el pinchazo, dio un brinco y soltó el arma de las manos.
La paloma se dio cuenta entonces de la presencia del cazador y alzó rápidamente el vuelo para alejarse de allí.
¡Qué bien que la hormiguita estuviese ahí para ayudarla!
Cuando pasó el peligro, la paloma fue en busca de la hormiga para agradecerle lo que había hecho por ella.
Ambas se sentían muy contentas de haberse ayudado, pues eso las uniría para siempre.
La paloma y la hormiga supieron entonces que su amistad duraría ya toda la vida.
¡Les deseo un bendecido día!

Dejar un Comentario