Oomapas de Cajeme, con el agua al cuello

Oomapas de Cajeme, con el agua al cuello

Habitantes del Pueblito Kilómetro 9 bloquean carretera por falta del líquido y logran permiso para planta

Michel Inzunza y Luz del Carmen Paredes

Hartos de promesas incumplidas, los habitantes del Pueblito Kilómetro 9, quienes demandan agua para su comunidad, salieron a protestar ayer por la mañana.

Un grupo pequeño, pero con mucho ímpetu, bloqueó con un auto y una carpa improvisada el tramo de la carretera Hornos-Esperanza. La protesta inició alrededor de las siete y una hora más tarde el tráfico ya estaba aglutinado.

Camiones de carga y sus transportistas fueron los primeros en exigir el paso, uno de ellos aseguraba que perdería casi 40 mil pesos, monto equivalente a la carpeta asfáltica que trasladaba.

Otro afirmó que trasportaba gasolina y que el camión cisterna que conducía podría explotar en cualquier momento; sin embargo, los vecinos se mantuvieron firmes y sólo cedieron a quienes trasladaban enfermos.

La exigencia era clara: querían que autoridades del Organismo Operador Municipal de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (Oomapas) de Cajeme les dieran una solución al desabasto del líquido.

A las nueve de la mañana, por escasos minutos permitieron el desfogue de unos cuantos vehículos, justo en el momento en que llegaban Agustín Beltrán y Zezart Merino, gerente técnico y director administrativo, respectivamente, de la paramunicipal.

Bajo una sombra, donde los rayos del sol no los lastimaran, ambos funcionarios buscaron el diálogo, pero los vecinos, mujeres en su mayoría, se situaron a mitad de la calle y ahí obligaron a realizar la entrevista.

Merino comenzó a explicar que el desabasto se debe a que el Distrito de Riego del Río Yaqui (DRRY) no ha otorgado un permiso, el cual concede la extracción de agua y para lo cual se utilizará una planta potabilizadora que casi está concluida.

“Ese cuento tiene un año”, palabras que frenaron el discurso, luego una de las mujeres con fuerte voz mencionó: “Ustedes tienen mucho tiempo viendo el problema y sólo se cruzaron de brazos”.

Casi en coro expusieron que el agua que a veces se lleva en pipas no es potable, sino de canal y cuestionaron: “¿Tienen idea de lo que está pasando con la gente mayor, los niños, los baños en las escuelas?”, después sentenciaron: “Hagan algo, ¡muévanse!”.

Según los habitantes, las pipas no acuden debido a la falta de diésel, también faltan operadores y se presentan desperfectos mecánicos en las unidades, lo cual confirmó el director administrativo.

La respuesta técnica vino por parte de Agustín Beltrán, quien corroboró que no se puede abastecer de agua a la comunidad en tanto no cuenten con el permiso del DRRY, sociedad a la cual el Oomapasc adeuda millones de pesos.

Desmintió que el líquido para los habitantes fuera del canal y aseguró que éste procedía de las Garzas, de Esperanza, y de Hornos, pero con desconfianza, él y sus compañeros bebieron del agua que los habitantes les ofrecieron.

Resguardado del clima, el regidor electo, Gustavo Almada Bórquez, observaba junto a otros vecinos la protesta: “Es una injusticia tremenda para los pobladores el que no se les distribuya agua, la cual es vital para desenvolver medianamente a la familia”, expresó.

Como usuario, se vio afectado por que su planta de block se encuentra por esos rumbos y algunos de sus carros quedaron detenidos.

Como edil, se llevará la demanda a la mesa de Cabildo y sugirió a la actual administración implementar una solución de manera inmediata para paliar el problema.

Según Oomapasc, hoy se abonaron cuatro millones de pesos al Distrito de Riego para lograr la anuencia y en estos momentos la directora del organismo, Cecilia Antillón, se encuentra en la capital del país gestionando recursos para pagar; sin embargo, los habitantes creen que el permiso no existe y seguirán ahí hasta ver el documento.

AJENO DRRY A ESTE CONFLICTO

La problemática que enfrentan los vecinos del Pueblito Kilómetro 9 no tiene nada que ver con la operación del Distrito de Riego del Río Yaqui (DRRY), aseguró Humberto Borbón Valencia.

 

 

“Es responsabilidad del Organismo Operador Municipal de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (Oomapas) de Cajeme, ya que son los que operan el agua destinada para el consumo doméstico”, indicó el director general de esa sociedad agrícola.

 

 

Explicó que el abastecimiento de agua a esta comunidad se hizo con la concesión de un pozo y ahora, con las nuevas instalaciones, pretenden conectarse al Canal Bajo.

 

 

“El DRRY no da servicio de uso doméstico; ellos sabrán lo que tienen que hacer, porque son los responsables de garantizar el agua potable a la población”, reiteró.

 

 

Sobre el adeudo que la paramunicipal tiene con el DRRY, subrayó que tiene años, pero no precisó el monto.

Dejar un Comentario