NO ME había tocado ver una ovación…

NO ME había tocado ver una ovación a un jugador al momento de ser ponchado. El jueves, Tomo Otosaka fue gratamente ovacionado por los pocos asistentes en el NEY; eso se debe a dos factores: El tipo se estaba despidiendo del beisbol de la Mexicana del Pacífico, y segundo, la falta de ídolos en el club local provoca este efecto. El mejor jugador de la temporada de Yaquis se va a su natal Japón, luego de una desastrosa temperada del club local. Esta partida agrava la situación; las cosas que se han venido dando a lo largo de esta temporada, contradiciendo las declaraciones de directivos, en las que hablan de que peloteros no pueden venir por lesión y aparecen en otro róster, o jugadores que están condicionados y de repente escudara distinta a la local los dan de alta.
En fin, son muchos factores: El cambio de mánager no trajo mejora alguna. El manejador, en la mayoría de los casos, es el menos culpable. La capacidad del negro de Guaymas era probada, pero con un equipo mal planeado no iba llegar a ningún lado.
Nuestro amigo y jefe de prensa del Club Yaquis, Iván Pérez, ya no siente lo duro, sino lo tupido, pues el grueso de colegas le está apedreando el rancho. Él defiende la causa y es comprensible; a veces se molesta por las preguntas que se le hacen, pero ni modo, tiene que aguantar metralla.
Es muy fácil criticar desde un chat, pero cuando se tiene a los directivos enfrente, no se hacen preguntas que todo mundo se plantea. Los aficionados de casa están muy molestos y no es para menos.
Pero mi pregunta es: ¿Ya se olvidó el cuarto título después de 27 años sin lograr un banderín, aquellos tres campeonatos al hilo, dos más de Serie del Caribe, donde le equipo de casa era el club envidiado?
Es cierto que el beisbol es el deporte al que más le falla la memoria, pero hay que recordar que es el Club Yaquis que nos hizo festejar y nos hizo hacerle la vida imposible a los orgullosos aficionados naranjeros cuando en su propio estadio los Yaquis se adjudicaron la Serie del Caribe, donde un yaqui pegó el primer cuadrangular en la historia del Estadio Sonora.
No hay que olvidar; ni modo, las cosas no se han dado, la mala planeación le puede pasar a cualquiera y hay que pagar consecuencias.
EL DRAFT del futbol mexicano fue sin chiste y sin bombas; la prensa considera una bomba la llegada de Gudiño a la portería de Pumas. La falta de figuras dentro del balompié nacional, hacen que se devalúe este proceso, el también llamado “mercado de piernas”.
Antes de cerrar estas líneas comentar lo que sucedió anoche en el Estadio Emilio Ibarra Almada, en el último turno al bat de Justin Green se paró con el bat al hombro y no hizo nada por pegarle a la pelota, fue ponchado, en extrainnings, hubo una discusión en el terreno de juego entre el norteamericano y Juan Navarrete, Justin Green salió del terreno de juego bastante molesto.
¿Qué pasa con el equipo?, creo que la afición merece una verdadera explicación.

Dejar un Comentario