Dom04202014

Actualizado12:12:55 AM

facebook twitter

Notícia
  • Lack of access rights - File '/images/stories/2012/Diciembre/20121222/SOCIALES/1.jpg'
  • Lack of access rights - File '/images/stories/2012/Diciembre/20121222/SOCIALES/2.jpg'
  • Lack of access rights - File '/images/stories/2012/Diciembre/20121222/SOCIALES/1.jpg'
  • Lack of access rights - File '/images/stories/2012/Diciembre/20121222/SOCIALES/2.jpg'

Hipermetropía

c17La Hipermetropía o Hiperopia es un problema visual que nos impide ver lo suficientemente nítidos los objetos próximos

En la hipermetropía la imagen visual se enfoca por detrás de la retina, en lugar de hacerlo directamente sobre ésta, este fenómeno físico puede ser de origen fisiológico debido a que el globo ocular es demasiado pequeño o de origen acomodativo en este caso el poder de enfoque de nuestros ojos resulta insuficiente.

La hipermetropía con frecuencia está presente desde que nacemos debido al menor tamaño de nuestros ojos, cuando estos terminan su desarrollo desaparece la hipermetropía, muchas personas tienen hipermetropías inferiores a 1 dioptría y mantienen una buena visión hasta que comienzan los signos de envejecimiento.

Debido a la elasticidad que tienen los ojos infantiles, hay muchos casos en los que la hipermetropía puede pasar inadvertida en los reconocimientos escolares rutinarios, y es la observación de los padres y profesores la que puede revelar el problema.

En caso de tener familiares con este problema refractivo, tenemos mayor probabilidad de padecer hipermetropía.

Los síntomas de la hipermetropía dependen de la edad del paciente.

Los hipermétropes jóvenes presentaran síntomas como dolor de cabeza, picor de ojos fatiga ocular y en algunos casos puede aparecer estrabismo.

En los pacientes adultos la dificultad para enfocar nítidamente los objetos es el principal síntoma. Recuerde que la hipermetropía es en muchos casos asintomática.

Noticias recientemente publicadas sobre Hipermetropía.


Congreso SEO Canarias 2007

El 32% de los fracasos escolares se debe a problemas de visión que no han sido correctamente detectados.

El estudio concluye que se trata de un problema que se agrava porque los controles visuales realizados a escolares detectan tan sólo entre un 20% y un 35% de las disfunciones visuales. Además, confirma que, al nacer, más del 70% de los niños son hipermétropes y aproximadamente el 5% miopes.

La hipermetropía tiende a corregirse de forma natural a partir de los cinco años, momento en el que comienzan a aumentar los casos de miopía entre la población infantil. Sin embargo, en niños hipermétropes, las disfunciones visuales son la causa de hasta el 75% de los casos de fracaso escolar. En este sentido, los expertos recuerdan que hasta los cinco años el desarrollo integral del niño depende casi exclusivamente de la visión, ya que aproximadamente un 80% de lo que aprende lo hace a través de sus ojos.

Pero los problemas de visión no sólo afectan a los niños. Se estima que aproximadamente el 60% de los estudiantes universitarios tiene algún grado de miopía o astigmatismo motivado por la degradación de su sistema visual. Por esta causa, los expertos recomiendan que, entre los 6 y 20 años, los estudiantes realicen controles preventivos al inicio y al final del curso, ya que el empleo de técnicas correctoras garantiza, poder disfrutar de una buena visión.

Aparte de la predisposición genética, el número de problemas relacionados con la visión va creciendo de forma progresiva con el paso de los años. Aparentemente la razón son los nuevos hábitos adquiridos en las últimas décadas, con el paso de una vida mayoritariamente rural a una vida más urbana: aumento de las horas de lectura, uso prolongado del televisor, uso de aparatos informáticos sobre todo por los niños, etc.

De hecho, uno de cada tres europeos padece algún problema de visión sin corregir o deficientemente corregido, pese a que es susceptible de ser resuelto. Según el estudio, el 33% de los ciudadanos españoles es miope, el 59% tiene astigmatismo y el 10% es hipermétrope. Además, a partir de los 45 años todos los adultos precisan algún tipo de corrección o ayuda visual debido principalmente a la presbicia.


¿QUÉ ES?

La hipermetropía es un defecto del ojo en la que éste es más pequeño de lo normal. El ojo hipermétrope es el que, en reposo, forma las imágenes detrás de la retina, por lo tanto la imagen que llega y que recibe el cerebro es borrosa. Así, cuando el individuo se acerca más al objeto la visión será aún más borrosa. Sin embargo, la visión mejora cuando el ojo se aleja más del objeto, aunque con mucho esfuerzo.


c17SÍNTOMAS DE HIPERMETROPÍA

El síntoma más claro es el de la visión borrosa. Es un problema muy corriente en los niños ya que a esas edades, el ojo es más corto de lo normal. Un adulto con una hipermetropía muy alta verá las cosas muy borrosas, especialmente los objetos cercanos. Si la hipermetropía es baja verá bien de lejos, aunque el esfuerzo para enfocar será mayor. De todos modos, si el ojo está realizando un esfuerzo constante, se producirá cansancio o dolores de cabeza.


DIAGNÓSTICOS

Puede resultar difícil para los padres diagnosticar este trastorno en sus hijos por lo que las revisiones periódicas son fundamentales. Sin embargo, los padres pueden observar si sus hijos se acercan mucho a los objetos. En ese caso es necesario que acudan al oftalmólogo.


TRATAMIENTOS

El tratamiento y la corrección de la hipermetropía es algo relativamente complejo ya que depende de varios factores como la agudeza visual, la aparición de molestias o cansancio, la presencia de otros problemas oculares o la edad.

El examen temprano es imprescindible para que la hipermetropía no se agrave. Sin embargo, existen tratamientos que corrigen este problema. Así, se han diseñado varias formas de corrección como los anteojos, las lentes de contacto o la cirugía refractaria.

Las gafas permiten una buena visión mientras se utilicen correctamente. Sin embargo, a medida que la hipermetropía crece, los cristales de los anteojos aumentan su grosor, son más pesados y pueden distorsionar la imagen. Además, muchas personas se niegan a utilizar gafas porque les resultan incómodas o estéticamente desagradables.

Por otro lado, las lentes de contacto corrigen la visión en todo el campo visual. Sin embargo, exigen que la persona que las utilice las limpie y las almacene para su perfecta conservación.

De lo contrario, si no se mantiene la higiene adecuada pueden producir infecciones o molestias. La cirugía refractaria corrige la visión sin necesidad de colocar ningún objeto extraño delante ni dentro de los ojos. Sin embargo, a menudo muchas personas se muestran reticentes ya que se trata de una operación. No es un procedimiento obligatorio pero corrige la hipermetropía y además, de forma definitiva.

La gente que padece hipermetropía tiene dificultad al enfocar los objetos que se encuentran cerca, como por ejemplo la letra impresa en un libro. La hipermetropía más severa también causa problemas para ver claramente o nítidamente los objetos en la distancia, como por ejemplo las señales de las carreteras o autovías.

La hipermetropía es una condición muy común que afecta aproximadamente a 1 de cada 4 personas en los Estados Unidos. La frecuencia de hipermetropía aumenta con la edad; por lo menos la mitad de toda la gente de 65 años de edad tiene en menor o mayor grado hipermetropía.


¿Cuáles son las causas de hipermetropía?

La hipermetropía es un error refractivo, como el astigmatismo o la miopía. Los errores refractivos hacen que los rayos de luz que entran en los ojos se tuerzan de manera incorrecta para transmitir imágenes al cerebro. La hipermetropía ocurre cuando el ojo se enfoca detrás de la retina, en vez de directamente en dicha retina. Una córnea que sea anormalmente plana o un ojo “corto” puede causar que la luz entre al ojo de esta manera. La hipermetropía suele venir de familia. Los recién nacidos suelen tener síntomas, aunque desaparecen al hacerse mayores.


¿Cuáles son los síntomas de la hipermetropía?


Entre los síntomas de la hipermetropía podemos incluir:

•Dolores de cabeza

•Vista cansada

•Dificultad para concentrarse en objetos cercanos

•Fatiga o dolores de cabeza después de hacer alguna tarea como leer

Si tienes estos síntomas mientras tengas tus gafas o lentes de contacto puestas, quizás necesites una receta nueva.


¿Cómo se diagnostica la hipermetropía?

La hipermetropía se puede diagnosticar fácilmente con un simple examen o pruebas oculares que te hace el médico oftalmólogo.


¿Cómo se corrige la hipermetropía?

Para corregir la hipermetropía hay que cambiar la manera en que los rayos de luz se doblan o tuercen una vez que entran en el ojo. Algunos ejemplos de métodos que se pueden usar para corregir la hipermetropía incluyen gafas, lentes de contacto o lentillas, y cirugía refractiva.

Dependiendo del alcance del problema o condición, puede ser que tengas que llevar puestas las gafas o lentes de contacto en todo momento, o solo cuando necesites ver objetos de cerca, como por ejemplo cuando quieras leer o coser. Con la hipermetropía la receta de tus gafas es un número positivo, como por ejemplo +3.00. Cuanto más alto sea el número, más fuertes serán tus gafas.

Si no te sientes cómodo usando gafas o lentes de contacto, puede que la cirugía refractiva sea la solución ideal para ti ya que puede reducir y hasta eliminar tu dependencia a las gafas o lentes de contacto. Los procedimientos más comunes para corregir la hipermetropía incluyen:
Queratectomía fotorrefractiva (PRK): Durante una operación PRK se usa un láser para aplanar la córnea con el fin de que los rayos puedan enfocarse más cerca de la retina, o incluso en plena retina.

Queratomileusis in situ con láser excímer (LASIK): Durante una operación LASIK, el láser corta una solapa en la parte superior de la córnea; el láser elimina un poco de tejido de la córnea; y se vuelve a poner la solapa en su sitio. LASIK es la operación más usada para corregir hipermetropía.

Hay un procedimiento más nuevo para corregir la hipermetropía leve, y es la implantación de anillos de plástico en la córnea (anillos intraestromales), que también funciona a base de alterar la forma de la córnea. Una de las ventajas de estos anillos es que se pueden dejar dentro permanentemente, pueden quitarse si surge algún problema, o pueden ajustarse en caso de que sea necesario cambiar la receta.