Utilizan Bordo Nuevo como pista de carreras clandestina

La noche del 23 de sep­tiembre, Marco Adrián, de 22 años de edad, perdió la vida luego de chocar contra un auto cuando dis­putaba una carrera contra otro motociclista.

Por: Michel Inzunza

Luego de ser trasladado a un hospital en una unidad de Cruz Roja, el joven falleció, pero en el lu­gar no hubo rastro del accidente.

Los hechos sucedieron en las calles Veracruz y Bordo Nuevo y, como todos los viernes, al igual que el del 23 de septiembre, alrededor de las 10 de la noche comienzan a desfilar aproximadamente un centenar de motoque han sido mo­dificadas casi en su totalidad.

La carrocería destaca por sus colores fluorescentes. Cuadros verdes, naranjas, azules o amari­llos, con singulares tacómetros, las hacen diferentes unas de otras.

El escape está modificado para hacer ruido, pero lo que más sobresale de estos vehículos, en su mayoría de bajo cilindraje, son las potentes luces LED y la iluminación adicional que las adorna.

Poco a poco y sin organización alguna, los pilotos comienzan a formarse a lo ancho de la calle y en un instante comienzan a correr en el asfalto.

 

ANCHA PISTA

El que no haya baches y que se ubique en medio de terrenos baldíos, hace más atractiva la pista clandestina identificada plenamente ya por las autoridades.

Al lugar asisten en su mayoría miembros del Club de Motos Anarquía 69, considerado un “equipo deportivo de aficionados”, según su perfil de Facebook, aunque también acuden cuatrimotos, autos sedán y camionetas, que durante la noche compiten para ver cuál es la más veloz.

 

CON MALABARES

Los arrancones inician en el cruce de la calle Veracruz y finalizan unos metros antes de la California o viceversa, justo donde falleció Marco Adrián; es decir, las carreras son de casi un kilómetro aproximadamente.

Normalmente no se apuesta dinero ni autos, o al menos es lo que parece. La recta también se presta para hacer suertes o malabares, como acostarse en el asiento de la moto o conducirla en una llanta.

El espectáculo no dura mucho, pues alrededor de las 11 y media de la noche, hora en que Marco Adrián sufrió el trágico accidente, agentes policiacos comienzan a desalojar el lugar.

Sin embargo, durante el operativo no se detienen vehículos, ni se elaboran infracciones.

Después de verse interrumpidos por las autoridades, los motociclistas inician un estrepitoso desfile por la ciudad.

Su trayecto incluye de rigor la calle Miguel Alemán. Después, las filas se rompen para en ocho días más reunirse en el mismo lugar y a la misma hora, aunque algunos aseguran que las carreras clandestinas se mudan hacia la calle 300 y Fresno, en donde continúa la aventura.

Cada viernes, casi un centenar de jóvenes motociclistas se reúnen en el cruce de las calles Veracruz y Bordo Nuevo para participar en carreras clandestinas. Normalmente no se apuesta dinero, ni vehículos; sin embargo, se realizan todo tipo de suertes, como acostarse en los vehículos mientras se conducen a toda velocidad o pilotear en una llanta.

 

  • Alrededor de las nueve de la noche comienzan a llegar los motociclistas.
  • La cita es todos los viernes, y antes o después de llegar al lugar, los motociclistas recorren las calles de la ciudad.
  • Las motos destacan por sus colores, su sonido y sus potentes luces.
  • Alrededor de las 23:30 horas la policía comienza a desalojar el lugar, pero no se detienen vehículos, ni hay infracciones.

Dejar un Comentario