“Moche” de 30% resta calidad a obras

“Moche” de 30% resta calidad a obras

Entre los mismos constructores de Cajeme existe la inquietud en torno a la calidad de las obras que se están haciendo en la comunidad.
Y es que, afirman, para abaratar costos y poder hacer frente al “moche” de hasta 30% que le piden algunos funcionarios públicos “para la campaña”, o dejan de usar algunos productos o bien los reducen a su mínima expresión.

 

Este asunto no es algo menor y las autoridades municipales tienen que dar explicaciones sobre lo que entre los mismos constructores se dice ya abiertamente en torno a la corrupción.

 

La sociedad cajemense, y la mexicana creemos, ya está harta de este tema de los “moches”, pues algunos servidores públicos aprovechan momentos como el de las campañas para decirles que “el Jefe” quiere apoyo, sea o no cierto.

 

Un ejemplo de este tema es la obra de drenaje que se realiza en la colonia Leandro Valle.

 

Es evidente, señalan, que en esa construcción se ha dejado de lado el “Manual de Normas para Proyectos de Agua Potable y Alcantarillado Sanitario en el Municipio de Cajeme, Sonora”, en donde se señala que para evitar el quiebre de los tubos con el peso de los camiones en las calles, se deben colocarlos sobre un “acostillado”.

 

Consiste esta parte de la obra en la colocación de un material limo arenoso a los costados del tubo y cuando menos 20 centímetros arriba del lomo.

 

Es una protección porque, como no se puede compactar encima del tubo directamente, se le coloca este material y con un poco de agua se acomoda de tal manera que no queden huecos.

 

Una vez realizada esa operación, ya se puede compactar con el material de relleno, según dicen los contratistas.

 

Pero como el “moche” de 30% eleva los costos de los constructores, en esta obra no se está haciendo el “acostillado” y se corre el riesgo de que en poco tiempo, con el paso de camiones por las calles, los tubos se quiebren.

 

Eso significa que, a causa de la corrupción, la calidad de las obras disminuye y quienes finalmente pagan las consecuencias son los ciudadanos.

 

Primero, porque en poco tiempo, cuando la obra se eche a perder, para reconstruirla se tendrá que echar mano de los impuestos, de nueva cuenta.

 

Y, segundo, porque de seguro pasarán muchos días antes de que las autoridades de Oomapasc acudan a realizar los “remiendos” y entonces se darán cuenta de que la obra estuvo mal hecha. Para entonces habrán llegado una o dos administraciones más y se echarán la “bolita” entre ellos, pero no pasará nada: Juan pueblo tendrá que seguir pagando.

 

 

PARA EL RELAX

 

Dice un vecino a otro: “Me acaban de robar mi lona de MORENA, con la que tenía tapado el cemento que me dio el PAN para hacerle la base al tinaco que me regaló el PRI. Se pasan….”

Y el otro amigo responde tranquilamente:

“Avísenle al ‘Bronco’ para que les moche la mano”.

Para cualquier comentario:

[email protected]

Dejar un Comentario