Migrantes  no aguantan calor local

Migrantes no aguantan calor local

Por: Mónica Miranda

Cuando Brayan Alberto recibió su visa humanitaria por parte del Instituto Nacional de Migración (INM) en Hermosillo, su estadía en el Estado fue más fácil y con mejores oportunidades, pues las ofertas de empleo tocaron hasta su puerta.
Aunque no ha logrado colocarse en un empleo formal de manera permanente, Brayan Alberto Braga, hondureño de 21 años, cuenta que su experiencia como empleado en territorio mexicano ha sido satisfactoria, pues más de un patrón, dueños de empresas de distintos giros, llegan buscando en la parroquia de la colonia San Luis, personal migrante para ser contratado.
“Aquí nos vienen a llamar, siempre vienen aquí, no directamente a la iglesia pero aquí a los alrededores siempre vienen, se han acercado con el padre, con él platican y nosotros vamos”.
A pocas semanas de haber regularizado su situación de migrante en México, señaló que ha trabajado para una compañía de limpieza de vidrios de oficinas, también haciendo trabajos de albañilería por los que ha obtenido un ingreso de 250 y 300 pesos diarios.
Las inclemencias del calor, cuenta, han sido el único pesar de los migrantes en su vida laboral iniciada en Hermosillo.

Dejar un Comentario