Mejoras a la Policía son urgentes

Esperar que los policías de cualquier corporación arriesguen su vida por un bajo salario, es tanto como pedirle peras al olmo.
Por: Francisco González Bolón

Mucho mayor será el temor de los agentes si tampoco cuentan con el armamento, equipo de protección y vehículos adecuados para desplazarse en la lucha contra el hampa.
Señalan algunos lectores que muchas veces nos dejamos ir con la finta y culpamos a diestra y siniestra a todos los policías por igual, cuando hay muchos elementos que en verdad tienen amor por su trabajo y lo realizan con mucha vocación.
Hay los “prietitos” en el arroz, como luego se dice, pero a esos se les identifica muy fácilmente porque traen a veces mejores carros que el propio Jefe de Policía y Tránsito o que el Presidente Municipal.
En Cajeme, según se ha anunciado, ya tienen bien detectados quiénes son los delincuentes disfrazados de policías.
La investigación está en marcha, de acuerdo a la información oficial, y la sociedad espera que a la hora de obtener resultados se den a conocer porque es necesario identificarlos para que no vuelvan a ingresar a la corporación ni de los municipios vecinos, como se ha estilado.
¿Es peligroso anunciar esta situación para las autoridades en turno? Por supuesto porque la mafia al interior de la Policía, sumada a la externa, pueden provocar la desestabilización no solamente de Seguridad Pública sino también la revancha en contra de sus acusadores.
Pero si ya el nuevo gobierno municipal ha dado ese paso, es bueno aplaudirlo y pedir que no sea solamente discurso. La sociedad requiere de corporaciones policiacas sanas, íntegras, capaces de defender los intereses del ciudadano de bien, no de aquellos que envenenan a las comunidades.
Quizá no podamos tenerlas al 100% libres de mancha, pero si un mayor número de guardianes del orden se enlistan por el lado de la honradez, será más fácil detectar a los que han escogido el camino fácil del sometimiento hacia los delincuentes, a cambio de dinero.
También debe pensarse en la necesidad de dotar a los agentes del equipo necesario para realizar sus múltiples tareas.
Es imposible pensar en buenos resultados si los policías carecen hasta de balas para sus mohosas pistolas.
Entregarles dispositivos adecuados para enfrentar a los malandrines es una tarea de los gobiernos municipal, estatal y federal. Y no porque en primera instancia le corresponde al Municipio equiparlos, el Estado o la Federación habrán de hacer como que la virgen les habla en este renglón.
En otros casos, es buena la iniciativa de los regidores de Navojoa para que a los agentes se les apoye con todo para que ejerzan adecuadamente sus responsabilidades.
El regidor del Mayo, Carlos Quiroz Romo, ha visto como urgente la adquisición de patrullas, armamento, implementos y capacitación para los agentes, de tal manera que los navojoenses se vean realmente protegidos.
“El llamado es para que, entre todos los regidores busquemos la forma de apoyar al cuerpo policíaco para que cuenten con las herramientas que necesitan, porque es muy obvio que los bribones traen azorados a la ciudadanía”, dijo.
Ojalá y los encargados de la función pública entiendan ese llamado y no se tiren la bolita en cuanto a qué responsabilidad tiene cada nivel de gobierno.
Los sonorenses no saben si será el Estado, la Federación o el Municipio el que habrá de cumplir con brindarle seguridad y otros servicios públicos.
Esa encomienda debe cumplirse y punto. El cómo es lo que entre ellos deberán discutir, pues se supone que son adultos e inteligentes.
Ojalá no queden mal.
Para comentarios:
[email protected]

Dejar un Comentario