Maternidad en situación de cárcel

Maternidad en situación de cárcel

EL UNIVERSAL.-

El 10 de mayo es una de las fechas más importantes para las familias mexicanas, ya que se celebra el Día de las Madres.

 

 

En México este día es muy especial, pues los festivales en las escuelas no se dejan esperar y es ahí donde muestran el gran amor que sienten los niños por sus mamás.

 

 

Sin embargo, esta dicha no todas las madres la pueden sentir, pues hay mujeres que saben sólo pueden tener a sus hijos por seis años.

 

 

Esas mujeres se encuentran en varios sistemas penitenciarios y por ley deben separarse de sus hijos al momento en que sus pequeños cumplan los 6 años de edad.

 

 

De acuerdo con el último Censo Nacional de Gobierno, Seguridad Pública y Sistema Penitenciario Estatales, existían 549 menores de 6 años viviendo con su madre en los centros penitenciarios en el país, si bien es cierto que ningún ser humano elige dónde y en qué circunstancias nacer, resulta complejo pensar en la vida que cientos de niños pasarán sus primeros años de vida entre las complicadas circunstancias propias de un centro de reclusión.

 

 

El embarazo de mujeres encarceladas es común ya que hasta el 60% de los embarazos se dan cuando ya han recibido sentencia.

 

 

Debido a estas situaciones estos niños no contarán con la alimentación y la atención médica apropiada, pues desde el embarazo hasta el nacimiento del infante, la madre tendrá varias circunstancias de estrés, ansiedad e inseguridad que genera encontrarse en un estado de hacinamiento.

 

 

Sin embargo, una de las situaciones más triste para ambas partes es que al cumplir 6 años, niñas y niños tienen que salir de los penales, si tienen familiares irán con ellos, si no se integraran a un albergue del Gobierno, dicha situación sumada al abandono social que sufren las mujeres internas las puede llevar a una depresión que complica su readaptación social.

 

 

La Subsecretaría del Sistema Penitenciario de la Ciudad de México indicó que sólo el 12% de las mujeres internas no tienen registrado a ningún familiar en su “kardex” para autorizar visitas, no obstante, el 70% no recibe visita alguna, en contraste con los más de 36 mil hombres en prisión, de los cuales 9 de cada 10 tiene visita familiar o conyugal frecuente.

 

 

Al respecto, Jimena Cándano, directora general de Fundación Reintegra, enfatizó en la necesidad de reflexionar sobre esta situación. “El abandono familiar del que son víctimas las mujeres que han cometido un delito complica sus posibilidades de reinserción social, por ello resulta primordial terminar con los estigmas sociales que las aíslan tanto en prisión como una vez que recuperan su libertad”.

 

 

Cándano también nos relató que este es un tema muy sensible, ya que muchas de estas mujeres tienen varias historias complicadas jurídicamente. “Como mujer y mamá te pega mucho más saber varias historias de terror que viven varias de las internas, sobre todo por el abandono que sufren y el daño que estás situaciones le hacen a sus hijos. Y es que la maternidad en este tipo de situaciones no es la ideal, pues en muchas ocasiones no hay una red familiar, lo que hace que al llegar el momento de la separación está se vuelva muy complicada y dolorosa”.

Dejar un Comentario