LOS REGIDORES, ¿IMPULSORES DEL CAMBIO?

Rafael Robles Flores (Director del Tec de Monterrey, Campus Navojoa)

Desde el sábado 19 de mayo salieron al ruedo candidatos a disputarse 72 alcaldías en Sonora. Los aspirantes a presidentes municipales son los que reciben la mayor atención en su quehacer como futuro funcionario público. Sin embargo, en muchas ocasiones olvidamos revisar el perfil de los pretensos a regidores.
Analizando diversas planillas, surge la duda en los ciudadanos si todos los candidatos ediles sean las personas idóneas para desempeñar con calidad ese puesto público.
La responsabilidad que posee un regidor frente a un municipio es enorme, debido a la complejidad de problemáticas que hay que analizar y tratar de solucionar. La realidad se vuelve más compleja, y dicho contexto no puede ser resuelto sólo por el alcalde, sino por un equipo de personas que sea plural, abierto, preparado, innovador, con capacidad de análisis y en la búsqueda constante del bien común y no sólo del grupo político que lo promovió. Dentro de este equipo, los regidores son elegidos por voluntad popular y representan algo así como la Cámara de Diputados, pero a nivel municipal, donde aprueban o rechazan diversos proyectos, propuestas y presupuestos; todo esto debería estar fundamentado en la objetividad, la investigación, el uso de la razón y del compromiso frente a la sociedad.
Si todo eso implica el trabajo de un regidor, mi pregunta es: ¿Por qué en algunas ocasiones el perfil de algunos regidores en los municipios deja mucho que desear, debido a que no cuentan ni con la preparación, ni con la visión, ni con la capacidad o con las actitudes para coadyuvar a que un municipio se perfile dentro de un proceso de mejora continua? Es curioso ver a regidores como coordinadores de comisiones donde no tienen ni los conocimientos ni la experiencia para ello.
En el contexto global y competitivo en que vivimos, ser regidor hoy implica ser una persona con vivencia de valores (responsabilidad, honradez, integridad, justicia, creatividad, alegría, madurez humana, paciencia, amabilidad, fortaleza, etc.), con una visión amplia de la realidad, con capacidad de aprender todos los días, con interés real por servir a su municipio, con gran sensibilidad humana, con capacidad para trabajar bajo esquemas de calidad y de administración pública estratégica.
De ahí que es necesario que los ciudadanos revisemos continuamente el desempeño de los regidores. Si hay contrapesos reales en un Cabildo se irán tomando decisiones más adecuadas para el desarrollo integral de una comunidad, de lo contrario será más de lo mismo en un trienio.
Es muy deseable que los regidores en sus municipios no sólo se conviertan en gestores de los diversos sectores, sino que también generen ejercicios metodológicos y constantes para escuchar las prioridades de los ciudadanos que les permitan votar sobre estrategias que detonen la calidad de vida de sus comunidades. Hay muchos ejemplos donde los regidores han pasado sin pena ni gloria en diversas administraciones municipales.
Los ciudadanos queremos ver resultados, mejoras, avances, innovaciones y hechos en los que tienen una responsabilidad pública. De la calidad de las decisiones de los regidores dependerán también mejores oportunidades de vida para los habitantes de un municipio. ¿Las planillas de regidores tienen perfil de grandes ligas en su ciudad?
Twitter: @rafaelroblesf

Dejar un Comentario