“Linchamiento”, sí es un delito

“Linchamiento”, sí es un delito

  • Advierten autoridades, al presentarse dos casos de golpes a presuntos delincuentes

Por: Michel Inzunza

En la actualidad, algu­nos cajemenses, hartos de la criminalidad y la falta de respuesta por parte de las autoridades, han decidido actuar bajo la ley de Lynch (linchamiento), la cual no está contemplada en ningún Código Penal y podría consti­tuirse como delito.

De acuerdo con personal de la Dirección Jurídica del Ayun­tamiento, ninguna legislación autoriza a los ciudadanos in­fringir en contra de otros, le­siones leves, serias o graves, ni utilizar un arma de fuego, blanca o algún instrumento letal, como toletes, garrotes o palos, los cuales pueden causar la muerte.

De acuerdo con la historia estadounidense, Charles Lynch fue un plantador de Virginia y revolucionario norteamericano que encabezó un tribunal irre­gular para castigar a los colo­nos americanos que permane­cieron afines a la Gran Bretaña durante la Guerra de Indepen­dencia. Su nombre dio origen al término “linchamiento”.

Aunque es posible que un grupo de personas se asocie y se mantenga en vigilia, éste no puede desbordarse ni caer en un ánimo exacerbado, expresa­ron los abogados.

Por otra parte, es adecuado colocar una advertencia a los delincuentes para que se abs­tengan de merodear por esas áreas.

Pero en el supuesto caso de que haya el atrevimiento de una persona de penetrar en lugar y se le encuentre en fla­grancia, no se le puede conde­nar un castigo físico.

El Código Penal estable­ce medidas y sanciones para cuando se cometa un delito asociado de un grupo de perso­nas y establecer, mediante in­dagatorias, quién es el respon­sable del delito, como el caso de la persona herida de bala hace unos días.

En contraparte, es posible detener a alguien en flagrancia con intención de entregarlo a la autoridad a través del someti­miento, pero éste siempre va a representar un riesgo para quien tome la decisión de en­frentar a un delincuente.

Hay que recordar que cuan­do alguien penetra a un domi­cilio, por lo regular lo hace a os­curas y es posible que busque cometer el delito a costa de lo que sea.

CASOS RECIENTES

El 3 de noviembre, cuando intentaba ingresar a un domi­cilio de la colonia Libertad para presuntamente robar algunas pertenencias de valor, un suje­to identificado como Eduardo, de 36 años, fue aprehendido y casi linchado por los vecinos.

Un día después, una turba del fraccionamiento Los Ála­mos sometió, golpeó y hasta le disparó, a manera de castigo, a un presunto ladrón identifica­do como Juan Daniel; en el lu­gar también fue capturado otro hombre de nombre Mario.

Ayer, habitantes del fraccio­namiento Las Misiones auxilia­ron a una vecina tras descubrir en el interior de su casa a dos ladrones, logrando capturar a uno de ellos, al cual le propina­ron una golpiza.

Dejar un Comentario