La leyenda de los chiles en nogada

La leyenda de los chiles en nogada

En este mes patriótico lo ideal es comer unos deliciosos chiles en nogada, que por cierto dado a la temporada de la granada coincide sólo para estas fechas, se convierte en el ingrediente esencial.

 

 

Internacionalmente se le considera uno de los más finos y representativos platillos de la alta cocina mexicana, los colores del chile poblano, la crema y de la granada simbolizan los de la bandera de México.

 

 

Existen varias leyendas en torno a este platillo. La más popular habla de que fue inventado por las monjas agustinas del convento de Santa Mónica, en Puebla, para celebrar tanto la reciente Independencia de México, como el santo del nuevo emperador, Agustín de Iturbide.

 

 

Aprovechando los productos de temporada como la granada y la nuez de castilla, las monjas agustinas prepararon un plato que llevará los colores del ejército trigarante: verde, blanco y rojo.

 

 

Por otro lado, el escritor Artemio del Valle Arizpe dice que en el regimiento de don Agustín se encontraban tres soldados que tenían novias en Puebla, queriendo recibirlos con un platillo especial que debía tener los colores de su uniforme, que correspondían a los de la bandera.

 

 

Cada una buscó el ingrediente que llevara uno de los colores y no quisieron recurrir a ningún recetario, le rezaron a la Virgen del Rosario y a San Pascual Bailón para que las iluminara, se pusieron a cocinar y el resultado fue el que ya conocemos, los tradicionales Chiles en Nogada.

 

 

Por otro lado, las recetas que se han encontrado de la nogada están en el libro de cocina del hermano fray Gerónimo de San Pelayo, de 1780 o de pollos en nogada, preparación que aparece tanto en el libro de cocina de la gesta de Independencia, escrito en 1817, como un recetario anónimo del siglo XVIII.

 

 

Otro recetario menciona una fecha anterior a 1821, este es de una familia poblana, los Traslosheros.

 

 

Sin importar que se considere una leyenda, este hecho no empequeñece la calidad de los chiles en nogada como un elemento estético de la cocina mexicana en torno al cual se colocan mujeres, personajes importantes y un espacio adecuado para construir parte del sustento del acendrado nacionalismo culinario postrevolucionario.

Dejar un Comentario