La fecha oficial del inicio de la Revolución Mexicana…

… quedó registrada el 20 de noviembre de 1910 y existen datos donde se afirma que en Navojoa, Sonora ya habían iniciado los preparativos: “El 12 de noviembre de 1910 un grupo de ciudadanos navojoenses se une para formar parte del cuerpo en armas para la lucha contra la dictadura porfirista” (H. Ayuntamiento de Navojoa, www.navojoa.gob.mx).

 

 

Como refiere Ignacio Almada Bay sobre ese hecho histórico: “En el Valle del Mayo, los Talamante, los Bórquez, los Esquer y Benjamín Hill encabezaron a vecinos, acomodados y pobres, marginados del favor oficial y de los proyectos empresariales de importancia” (Sonora, Historia Breve, tercera edición 2011).

 

 

La respuesta del Gobernador Luis E. Torres no se hizo esperar y el 10 de enero de 1911 mandó encarcelar en la penitenciaría de Hermosillo a Benjamín G. Hill, Flavio y Ventura Bórquez acusados de sedición y rebelión. Al día siguiente, el ex teniente coronel Severiano Talamante se dirigió al Gobierno del Estado demandando la libertad inmediata de los detenidos y además estipuló que, de no cumplirse su exigencia, tomaría la ciudad de Navojoa.

 

 

La oposición del presidente municipal Pedro Quirós y su gente impidió que fuera sometida la ciudad y esto obligó a Don Severiano Talamante a partir hacia Sahuaripa para apoyar al grupo maderista proveniente de Chihuahua que había tomado aquella población. Lo acompañaron en esa travesía sus hijos Arnulfo y Severiano, Demetrio Esquer, Guillermo y Roque Chávez, Fermín Carpio, Ramón Gómez y muchos más. Nunca imaginaron que los primeros, padre e hijos, se convertirían en los mártires de Sahuaripa, junto a Gerardo Figueroa, al ser fusilados en esas tierras el 30 de enero de 1911.

 

 

El segundo intento, también fallido, de tomar Navojoa para la causa revolucionaria lo realizó Ramón Gómez, en marzo de ese año, y no fue sino hasta el mes de mayo cuando por fin lo logró Benjamín G. Hill, quien relata: “…después de cuatro largos meses en prisión… asedié y tomé la plaza de Navojoa, defendida brillantemente por federales y elementos porfiristas que resistieron tres días” (Gral. Benjamín G. Hill, Expediente Militar en la Secretaría de la Defensa Nacional). Madero lo había nombrado Jefe de las Operaciones Militares en el sur de Sonora, cargo que desempeñó del 17 de mayo al 25 de junio de 1911. Cuando se firmaron los Tratados de Ciudad Juárez ascendió a Coronel. En 1912 combatió la rebelión de Pascual Orozco y, cuando los orozquistas invadieron Sonora, formó parte del ejército de defensa. Benjamín G. Hill, en noviembre de 1913, al ocurrir la escisión entre Francisco Villa y Venustiano Carranza, permaneció fiel a este último, quien lo nombró Gobernador y Comandante Militar del Estado de Sonora. Tomó posesión del puesto el 12 de agosto de 1914 y permaneció en él hasta el 6 de enero de 1915.

 

 

También, poco después de producirse el triunfo de la revolución maderista, Álvaro Obregón había sido elegido Presidente Municipal de Huatabampo. Bajo el mando del General Agustín Sanginés, luchó contra el General Pascual Orozco en Chihuahua, con el grado de Teniente Coronel.

 

 

Sin embargo, la lucha armada nunca logró la integración de los diferentes grupos que intervinieron en ella, pues la mayoría de las veces funcionaron como guerrilleros y difícilmente lograron poner en jaque al poder estatal y federal.

 

 

Tras la muerte de Madero, en 1913, Álvaro Obregón fue nombrado Comandante Militar de Hermosillo. Cuando fue desconocido Huerta por las autoridades de Sonora se le nombró Jefe de la Sección de Guerra de la Secretaría de Gobierno. Al iniciarse las dificultades entre Villa y Carranza se declaró constitucionalista.

 

 

Fue así como, además de múltiples habitantes del sur de Sonora, participaron tres grandes personajes de la región del Mayo en la revolución maderista: Don Severiano Talamante, Benjamín G. Hill y Álvaro Obregón. Estos últimos continuaron en la revolución constitucionalista.

Dejar un Comentario