La danza del Venado, símbolo de identidad Yaqui

U..na de las danzas que practican los yoremes y que ha perdurado durante cientos de años es la danza del venado, su ejecución caracteriza la conexión que se da entre el hombre yoreme y la naturaleza, lo que da como resultado un ser grande e importante en la religión yaqui. El yaqui, al adoptar el papel del danzante de venado adopta una conducta seria, respetuosa del entorno, ágil, altivo y al unísono de los cantantes de venado representa el contenido de los cánticos, que describen la naturaleza, sus circunstancias y la relación de la flora y la fauna entre sí y con el hombre.
Con música ancestral, un tambor de agua y rascadores, quienes cantan al unísono y el hombre venado con pasos sigilosos y discretos se adentra en su mundo producto de la cosmovisión. Una cabeza de venado en la parte superior de la cabeza, sobre un manto blanco que cae por la espalda semejando la cola blanca del animal, sujeta por la barba con una correa que aprieta la piel con la quijada. Al cuello un collar sinigual que les llaman Opoorosim, collar de conchas de mar y cruces que asemeja un rosario, la cual le da la bendición de Dios creador. En la cintura, un paño grande, que le rodea a la altura del ombligo, y las puntas al amarrarse representan la lucha del bien y el mal. Más abajo, en la misma cintura, el cinturón de pezuñas encima del rebozo negro que asemeja la piel del venado. En los pies, desde los tobillos hacia arriba, tenábaris, que representan el caminar del venado entre la maleza, pies descalzos como animal que usa sólo su cuerpo para sobrevivir en el entorno que le tocó estar. En la manos, dos sonajas, que siguen el ritmo de los cantos que a la vez representa los ruidos ocasionados por el paso del venado entre el matorral. Y en las muñecas, paños bordados, imitan los protectores de los antebrazos del cazador cuando lanza las flechas con el arco en su caza.
El tambor de agua suena, cual latir del corazón del venado y los rascadores el respiro agitado al ser acechado por el cazador; y los cantantes definen su actuar a cada momento en que el venado se interrelaciona con los demás animales y la flora. Los yaquis, al asumir el catolicismo, le dan su propia adecuación de acuerdo a su cosmovisión, es de esta manera que la danza del venado funge un papel importante en la vida religiosa de los yoremes. Se verá siempre en las fiestas tradicionales como los santos patrones y de santos importantes, fiestas de cabo de año, en la Cuaresma y en cualquier otro tipo de fiesta tradicional.
Su uso ha escapado de su contexto, lo han sacado de su misticismo y de su mundo yoreme y llevado a un mundo al que no pertenece, un mundo que no entiende su papel en la vida del yaqui, pero trata de adorarlo, de imitarlo y utilizarlo como identidad. Aún más al grado de distorsionar su ejecución, dándoles otras vidas faltándole al respeto a su origen y a su mundo.
Sin embargo, donde esté el venado yaqui, erguido y altivo, sea danzando o en monumento, ahí habrá un yoreme, un sonorense, orgullosos de vivir en tierras del Yaqui, en el desierto de Sonora.
Maso yi’iwame jiakita pujba

Maso yi’iwame, jiakim nasuk joowa into jakwo naateka inim taewaimmeu tajtia jiba jiapsa, inilen ju’u jiaki, maso yi’iwaapo amani juya aniatamak tu’isi emo bicha, emo yo’ore, junulen beja unna nakwa jiakim nasuku. Ju’u yoeme maso yi’ibaeteko, a takaawa ta’abwisi chupne, kaa wokti machisi kikne, yee yo’orine, tu’ulisi anne into maso bwikwaapo amani yi’ine; jume bwiikam aniapo ayukamta teuwaane, ama weyemta into jaisa nau jiapsa juya ania into yoawa ania.
Jakwo weeria bwikammea, ba’ajiponi into jirukiam jiune, ju’u maso yoleme yi’ine, kaa bettesi naa weamne, kaa woktia, seyewailo aniapo naa ansimne. Maso kobata aet sumaane, tosai mantam bat kobat sumaane, jo’ot ili bakulia kom wettelaatune, maso bwasiata benasia, ame bepa maso koba weye, tutti chao wikiae kutti a suma’ane; kutanachi opoorosim kokne, rosariom benasia, inim waami lioj achai o’olatau emo bwania; wikoj bepa bwe’u payummea emo suma’ane, jume payu bakuliam nau saumaatuneeme tu’irak teuwa into kaa tu’irak, nau nassuamta benasia, tua wikojpo rijju’utiam chaya’ane, jiniam bepa. Inime jiniam maso beatune; wok tero’okimpo naateka jikau bicha teneboim aet suma’ane, inime ili jiawaita joone, ili juyapo weamamta benasia; kaa bochakai juya aniapo yoawata mamatomta benasi weamne; mampo woi ayam jipu’une, inimea maso bwik jiawaita jajasimmne, inilen ket jato’im aet suma’ane, inime payu sea jiikimtune; jaisa ju’u maso amureo juiwam putteko inimea mamam jinne’une.
Ju’u ba’a jiponi jiune, maso jiapsita jia benasia, jume jirukiam into a jiabiste benasia jiune, juyapo jajjawaateko amuwaateko; jume maso bwikleom masota jaisa yi’ine’u bwiknee, junueni ju’u maaso juya aniamak into yoo aniamak jiapsine. Jume jiakim catolicismota ibaktako, kaa tua nokwaapo amani a bo’ojooriak, jiba a yo’o luyu’uriamak a kuutak, junue betchi’ibo maso ama uju’uwa. Kiali’ikun jiba pajkompo maso bitna, woj naiki pueplompo yo’owe pajkompo, lutu pajkompo, waejmapo, che’asan jak juni jiakim pajkoneepo.
I’an taewaimpo ju’u maso anwame jiak anwaapo yeu wikwa, a aniapo yeu wikwa, jiak bwiapo yeu wikwa, yoi aniawi yeu totojiwa, kaa a jo’akaawi, yoi jo’arammeu totojiwa, kaa jiakita benasi a yosiremmewi, kia a ujyoline betchi’ibo yi’ituana. Che’asan juka maso anwamta nasonta, kia ta’abwisi a yi’ine, ta’abwi jiapsita a maka, juka a moreawa into aniawa kaa yo’oreka jiak bwiapo yeu wikwa.
Junulentukaapo junui’i ju’u jiak maaso jiba yo’orisi maachi, jiakim ae emo ta’atebo, yi’ipo amani o monumentopo amani, jiakim ae emo uttia, ae emota’atebo, che’asan jume Sonorapo jo’akame jiak masotae ket emo uttiane, emo jiakim ti jiune.

Dejar un Comentario