Jefes policiacos avestruces

Cajeme sigue experimentando el dolor de la violencia.

 

 

Le duele a la sociedad la desaparición física de sus ciudadanos, aunque pertenezcan al grupo del llamado “crimen organizado”.

 

 

La muerte de un vecino, un pariente o un amigo o simplemente de un personaje que casi todos los días se le veía en las páginas “rojas” de los periódicos.

 

 

Porque doloroso es para sus familiares el saber que se ha ido de este mundo.

 

 

Pero todavía más lo es cuando se sabe que las autoridades que están para prevenir o combatir los delitos, sencillamente esconden la cabeza como el avestruz para no “incomodar” a los barones que están causando tanto terror hacia la sociedad.

 

 

Es lamentable que cada vez sean más sanguinarias las ejecuciones presenciadas por todo tipo de públicos en la ciudad.

 

 

La última de ellas, una hielera abandonada junto a la fuente de la cascada, con pedazos del cuerpo de un hombre y un mensaje en el que expresan que se saldarán cuentas “ojo por ojo, diente por diente”.

 

 

Representantes de diversos medios de comunicación han intentado hablar con el Secretario de Seguridad Pública. Pero Jesús Gutiérrez Lugo saca, un día sí y el otro también, miles de pretextos para no enfrentar las preguntas que la sociedad tiene, vía los reporteros.

 

 

Por supuesto, los representantes de otras corporaciones tampoco han dado la cara. Pero cada vez que se les “calienta el terreno”, llegan a Obregón, hacen como que evalúan y al final emiten un comunicado, sin dar la cara de nuevo, en el que afirman que sus estrategias son las mejores y que los delitos, contra todo lo que digan los pesimistas como el que esto escribe, ya van a la baja.

 

 

Qué manera de hacerle al tío Lolo porque saben bien a qué delincuentes se están enfrentando, pero definitivamente tienen miedo, o están coludidos, y no actúan.

 

 

Por esa razón es que el 1 de julio miles de ciudadanos decidieron cambiar de mando. Es de esperarse que las nuevas autoridades vengan con otros ánimos, con mayor valor y actúen conforme lo pide la sociedad: sin corrupción ni alianza con la delincuencia.

 

 

Cajeme, y Sonora entero, merecen ya que se actúe contra los malhechores. Sobre todo los de altos niveles que hoy hasta un cafecito se toman con algunos funcionarios públicos.

 

 

Mientras ese maridaje siga existiendo, la violencia no se va a terminar porque muchos delincuentes tienen permiso para matar.

 

 

Y si los funcionarios que vienen caen en la misma trampa, entonces sí, que Dios nos agarre confesados.

 

 

De volada
Avanzan las pruebas del alumbrado público que se instala entre Villa California y Villa Bonita. Es una buena obra del gobierno municipal, pero lamentablemente hay desinterés por informar sobre el tema. Quizá la Secretaria de Desarrollo Urbano, Silvia Lorena Jaime Serrano, tiene miedo a los regaños de su jefe, por si la riega, y por eso actúa con pies de plomo a la hora de solicitarle numeritos sobre esta acción. Y quién sabe cuántas más…

 

 

Para comentarios:
[email protected]

Dejar un Comentario