Investigación del cáncer y energía solar: ¿Perdidos?

Como muchas otras promesas de políticos, la construcción del Centro de Investigación del Cáncer en Sonora o bien el Parque Solar que abastecería de energía al municipio y a Oomapasc, parecen haber pasado ya al sueño de los justos.

 

 

En nota aparte, trabajada por nuestra compañera Fabiola Navarro, se da cuenta de lo que pudiera haber significado una tomadura de pelo para los interesados en el proyecto y, por supuesto, para la sociedad cajemense.

 

 

Resulta que las autoridades de entonces, encabezadas por Rogelio Díaz Brown Ramsburgh, solamente se dedicaron a hacer caravana con sombrero ajeno, pues entregaron un terreno donado por un particular, pero jamás informaron que deberían pagarse 160 mil pesos de un supuesto impuesto federal para realizar lo que sería el centro más grande de Latinoamérica en su tipo.

 

 

Hoy, la maleza cubre el sitio donde se edificaría este organismo y ya no se alcanza a ver la primera piedra que en aquel entonces se colocó. Con el cambio de administración municipal, por supuesto, las prioridades y las circunstancias cambiaron.

 

 

Los escasos recursos obtenidos por el Patronato, se dedican más bien a comprar equipo y a realizar pláticas de prevención, asesorías nutricionales y detección en pacientes que presentan cáncer.

 

 

Pagar el impuesto que les endilgaron, ni en sueños. Y el ex alcalde cajemense tal vez ni se acuerde ya de haber prometido el cielo y las estrellas a los directivos de este centro científico que se enlazaría con la Universidad de Washington.

 

 

Igual pasó con la proyectada inversión de 25 millones de dólares que se usarían en la construcción del parque de generación fotovoltaica “Cajeme Solar 10M”, que abastecería de energía al municipio y al organismo operador de agua potable.

 

 

En su momento, Díaz Brown Ramsburgh dijo que las instalaciones producirán alrededor de 70 por ciento de la energía que consume el gobierno municipal para alumbrado público, edificios, canchas y espacios públicos.

 

 

La administración municipal se ahorraría un 20 por ciento en el gasto de electricidad, además se producirá energía limpia por un periodo de 20 años, a un costo inferior al de la Comisión Federal de Electricidad.

 

 

Otro sueño en el que se vieron involucradas las empresas Zigor México, Latam y Derwick, pero que ha quedado en nada.

 

 

Si como se ha comentado por ahí que durante la próxima administración municipal se investigarán los negocios de los gobiernos 2012-2015 y 2015-2018, en verdad mucho trabajo se tendrá porque, junto con el cambio del alumbrado público a lámparas LED, han sido pasajes oscuros que bien valdría la pena saber quién o quiénes han sido los beneficiarios directos. Ojalá y la documentación en torno a las obras y concesiones entregadas a ciertas empresas no haya desaparecido ya. Habrá que estar atentos a toda esta maraña de intereses que han quedado ocultas durante seis años. Ya es tiempo de revelarlas.

Cualquier comentario:

[email protected]

Dejar un Comentario