Infesta 100 % correhuela VY

Infesta 100 % correhuela VY

Llaman a productores a bajar el nivel con labores culturales
Por: Luz del Carmen Paredes

El 100 por ciento de la superficie de siembra en el Valle del Yaqui presenta infestaciones de correhuela.

Esta planta, que es endémica de la región, proliferó a raíz de la falta de segundos cultivos, quedando los terrenos agrícolas prácticamente abandonados por espacio de cinco meses, indicó Luis Miguel Tamayo Esquer.

El problema de la correhuela afecta a las más de 200 mil hectáreas de cultivo en el Distrito de Desarrollo Rural (DDR) 148 Cajeme, y tiene un fuerte impacto económico para el productor, resaltó el especialista en manejo integral de malezas del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (Inifap) del Campo Experimental Norman E Borlaug (Ceneb)

La recomendación para acabar con la infestación de la planta son las labores de control cultural, así como de control químico y biológico. Aunque sabemos que muchos productores no tienen recursos hasta que llegan los avíos, apuntó.

Por lo que es importante, dijo, gestionar recursos para el combate de esta plaga. “Impedir que produzca semilla, la cual es diseminada por el ganado que pastorea en los terrenos agrícolas”.

Tamayo Esquer recomendó realizar las labores de preparación de terrenos en forma escalonada dependiendo del cultivo que se va establecer.

En los cinco meses que no se siembra, lo primero que se tiene que hacer una vez que se cosecha es meter la desvaradora, un mes después realizar el rastreo para incorporar y dejar otro mes para el rastreo de preparación y tercer rastreo para realizar en noviembre el surcado, dejando expuesta al sol la correhuela para deshidratar los rizomas.

Puntualizó que entre un 30 y 40 por ciento de control de la correhuela es con la labor cultural, y el resto con las aplicaciones químicas y biológicas.

El que no haya cultivos, es el principal factor de que la planta de la correhuela haya invadido los espacios. Desde 1996 que dejaron de sembrar segundos cultivos en el Valle del Yaqui proliferó, teniendo un fuerte impacto en todos los cultivos, concluyó.

Dejar un Comentario