Facebook llegó a acuerdos con cinco demandantes que argumentaban que su sistema de publicidad habilitaba la discriminación en anuncios de vivienda, crédito y trabajo.

Para la red social, esto es una querella menos, pero le quedan muchas por resolver, incluyendo investigaciones gubernamentales en Estados Unidos y Europa por sus prácticas de privacidad y recolección de datos.

Como parte de los acuerdos, Facebook manifestó que reformará el sistema de anuncios de vivienda, crédito y trabajos para que no pueda ser usado para discriminar contra nadie en base a su raza, etnia, género, orientación sexual u otras categorías protegidas legalmente en Estados Unidos.

Facebook y los demandantes, entre ellos la Unión Americana para las Libertades Civiles y la Alianza Nacional para Justicia en la Vivienda, calificaron de “histórico” el acuerdo que tomó 18 meses en concretar.

La red social todavía tiene que resolver una queja administrativa que el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano presentó en agosto por los anuncios de vivienda.