Javier Hernández no se lo imaginó, ahora sí fue el héroe del West Ham, marcó un do­blete en los últimos minutos para la espectacular remonta­da sobre el Huddersfield, 4-3.

La tercera victoria conse­cutiva de los Hammers como locales rayó en lo épico.

Al 84’ y al 91’ marcó el “Chi­charito”, quien ingresó en el complemento. La primera ano­tación la firmó con un remate de palomita, a contrapié, tras un centro medido del francés Samir Nasri, otro que entró de cambio. El gol de la moti­vación. Su equipo seguía abajo hasta por dos goles cuando al partido sólo le quedaban 15 minutos más la compensa­ción. El tanto que convirtió el estadio en un manicomio cayó al 91’, tras un tiro de esquina. El West Ham retrasó la pelo­ta, vino el centro y Hernández apenas desvió la pelota, lo suficiente para cambiarle la trayectoria ante la salida del portero. El mexicano ahora acaparará los titulares, justo antes de reportar con la Selec­ción Mexicana por primera vez luego del Mundial de Rusia 2018. Los Hammers habían tenido un partido complica­do. Lo empezaron ganando al 15’ tras un penal acertado por Mark Noble, pero de inmedia­to les empataron, dos minutos después, con anotación de Ju­ninho Bacuna, con un cabeza­zo.

Karlan Ahearne-Grant se convirtió en el victimario al 30’ y al 65’, el segundo de ellos un golazo por su disparo al ángulo superior izquierdo. Un 3-1 que parecía definitivo. El Hudders­field se dedicó entonces a cerrar espacios, a ceder la iniciativa, mientras Hernández, punta del West Ham, buscaba una opor­tunidad. Al 75’ Angelo Ogbonna le regresó la esperanza a los de casa con un remate picado, vio­lento, que les permitió soñar al menos con la igualada.

Todavía el Huddersfield tuvo la opción del triunfo, pero tres jugadores fallaron.