Indicaron que desde hace varios días acudieron con la funcionaria a presentar el problema, pero no las atendió y este jueves estuvieron desde las 8 de la mañana en el lugar para impedir que los albañiles colaran los cimientos de la estructura

Por: Francisco González Bolón

Como hace 40 años lo hacían sus abuelos y posteriormente sus padres, los pequeños de la colonia Viviano D. Murrie­ta, de Cócorit, juegan hoy en el área verde usada como espacio deportivo y familiar.

Pero ahora lo hacen entre nueve hoyos abiertos en una parte de la cancha de futbol porque aparentemente el doc­tor Marcos Fernando Icedo Za­mora pretende construir una barda porque considera suya la zona.

Los vecinos temen un des­pojo de lo que ellos consideran como un área patrimonio de la colonia, pues así se lo dijeron las autoridades en su momen­to, al fundarla hace ya 40 años.

“Aquí crecimos, aquí juga­mos y siempre ha sido área verde. Tenemos limpiecito el lugar y qué casualidad ahora sí aparece un supuesto dueño”, expusieron los vecinos ante la Comisaria de Cócorit, María Elena Ramírez Calderón.

Indicaron que desde hace varios días acudieron con la funcionaria a presentar el pro­blema, pero no las atendió y este jueves estuvieron desde las 8 de la mañana en el lugar para impedir que los albañiles colaran los cimientos de la es­tructura.

“Y qué casualidad, ahora sí­viene la comisaria, pero en el carro del supuesto dueño”, ex­presaron cuando la vieron lle­gar, a eso de las 14:00 horas.

La Comisaría dio como un hecho que Icedo Zamora es el propietario del lugar, pero los vecinos pidieron que lo compro­baran e hicieran una investiga­ción porque no es posible que de la noche a la mañana aparezca como tal.

El doctor, que es presidente del PAN en Cajeme, dijo que es suya la propiedad porque el Ayuntamiento se la vendió y la escritura pública está inscrita desde el 25 de octubre de 2016 en el Registro Público de la Pro­piedad.

“Pero nosotros tenemos toda la vida aquí. Hay que hacer la investigación cómo es que le vendieron a esta persona y bajo qué condiciones porque a noso­tros nadie nos tomó en cuenta”, señalaron los habitantes de la colonia también denominada El Zapatito.